LOS SONÁMBULOS: LA FAMILIA Y LA NOCHE

LOS SONÁMBULOS: LA FAMILIA Y LA NOCHE

El año 2020 fue el más complicado de los últimos tiempos en varios aspectos. En lo que refiere al cine, todos los planes debieron modificarse sobre la marcha, y muchos proyectos se vieron interrumpidos. En Argentina, no hubo muchos estrenos particularmente recordables. Quizás, uno de los más interesantes haya sido Los sonámbulos, cuarta película de la directora Paula Hernández (Herencia). La película, que en realidad fue estrenada a fines del 2019, fue la selección oficial argentina para candidata a Mejor Película Internacional de los últimos premios Oscar. Si bien no quedó en la terna, tiene méritos suficientes para plantarse como una de las mejores películas nacionales del último año.

Todo ocurre en un par de días y prácticamente en una misma locación. Si bien hay un breve prólogo, rápidamente nos trasladamos a una casa de campo donde Luisa (Érica Rivas), su hija Ana (Ornella D’Elía) y su esposo Emilio (Luis Ziembrowski) van a pasar año nuevo con la familia materna de él. Allí se encontrarán con los hermanos de Emilio, Sergio (Daniel Hendler) e Inés (Valeria Lois), y también con la dueña de casa y madre de los tres, Memé (Marilú Marini). El ambiente familiar empieza a mostrar algunas rispideces, especialmente cuando Alejo (Rafael Federman), el hijo mayor de Sergio, llega a pasar las fiestas luego de varios años ausente. Entre recuerdos de la infancia, Alejo va a llevar a Ana por un rumbo lleno de imposturas de rebeldía que, en un principio, atraen a la joven adolescente.

LOS SONÁMBULOS

LOS SONÁMBULOS

ALGO MÁS QUE UN DRAMA FAMILIAR

Varios temas van a ir apareciendo en esta convivencia. La venta de la casa, quién se hace cargo de los gastos, algunas diferencias a la hora de manejar la empresa familiar. Todo parece indicar que algo va a pasar, pero no es obvio que así sea. Más allá del drama familiar, habrá una cuestión de disputa de poder que se inscribe en la cuestión de género. Entre la seducción, el despertar sexual y la desconfianza dentro de la propia familia, se juega el tema central de Los Sonámbulos. La tensión de las escenas clave se construye desde lo siniestro: lo que parece familiar se vuelve extraño, y la sensación de miedo invade desde adentro.

Dicho sea de paso, el nombre de la película refiere al trastorno que padece Ana, heredado de varios miembros de la familia. El peligro que significa caminar dormido a oscuras, en una casa desconocida, en un ambiente raro, tiene un papel importante. La noche es un momento inquietante donde el peligro parece imponerse, y el cuidado de la madre encuentra un límite.

LOS SONÁMBULOS

LOS SONÁMBULOS

EL RELATO CORAL

En el aspecto técnico, hay varias cosas para destacar en Los Sonámbulos, que están ejecutadas a la perfección. Varios planos secuencia con cámara en mano, que dan una continuidad precisa y natural, suman a generar ese ambiente cotidiano y, a la vez, singular. Una fotografía que aprovecha de manera efectiva la luz natural del campo y la oscuridad nocturna. Pero quizás lo más destacable sea lo apretado de los planos, lo asfixiante de una situación cargada de presencias ambiguas, entre amistosas y amenazantes. Sin dudas, se logra ese efecto.

En el plano del guion, todo parece estar muy acertado. Al margen de la historia y el conflicto, que están muy bien construidos, la forma de relato coral le da un sentido a cada cosa que sucede. Todos los personajes tienen su desarrollo, sus momentos esenciales en los que se define quiénes son. Y las actuaciones acompañan ese desarrollo. No es ninguna novedad si decimos que Érica Rivas es, hoy en día, una de las mejores actrices argentinas. Y acá lo demuestra una vez más. Pero si hay que destacar una interpretación, es la de Ornella D’Elía. En su tercera película, logra darle a Ana una espesura tan real que nunca defrauda. Por supuesto, ahí también hay mérito de la directora.

Los Sonámbulos es una película sólida, sin puntos bajos. Tiene ese aire extraño que la hace dialogar perfectamente con La ciénaga de Lucrecia Martel. La casa de campo, la tensión familiar que parece suspenderse, ponerse en pausa, pero que finalmente es imposible de disimular, entre varios puntos de contacto. Dentro del catálogo de Amazon Prime, sin dudas vale la pena para alejarnos un poco del glamour de Hollywood.

COLETTE: HACIENDO HISTORIA

COLETTE: HACIENDO HISTORIA

La reciente entrega de los premios Oscar, 93° en la historia, dejó muchos momentos importantes para recordar. La particular ceremonia, marcada por el contexto de la pandemia, o ver a una mujer ganando premios a mejor directora y a mejor película simultáneamente, son sin duda puntos destacables. Pero hay otro hecho histórico que quizás pasó desapercibido. Se trata de Colette, la película dirigida por Anthony Giacchino, ganadora como mejor corto documental.

AND THE WINNER IS…

Lo más destacable de Colette es que fue coproducida por The Guardian, el periódico británico, y Respawn Entertainment, un estudio de videojuegos. Y esto último no es un dato menor. Es la primera vez que una compañía gamer es premiada por un producto audiovisual de este tipo, lo que marca un antes y un después para la industria. Respawn es la responsable de crear juegos como Titanfall, Apex Legends y Star Wars Jedi: Fallen Order. Y, ahora, también es la encargada de posicionar a los videojuegos dentro de los premios de la Academia.

COLETTE

COLETTE

El juego estrella del momento es, sin dudas, Medal of Honor: Above and Beyond, parte de la exitosa franquicia de shooters en primera persona. El videojuego en sí no fue del todo bien recibido cuando Respawn lo sacó al mercado. Es el primero de la saga en ofrecer el modo de realidad virtual, aunque ha sido criticado en ese aspecto por ser poco inmersivo y tener problemas de jugabilidad. Pero lo que nos interesa acá es que Colette forma parte de los contenidos extra que ofrece el juego. En ese sentido, el propio videojuego también puede colgarse la medalla de a haber ganado un Oscar. Un hecho inédito sin dudas.

VOLVIENDO AL PASADO

El documental nos presenta a Colette Marin-Catherine, una mujer de 90 años que, durante la Segunda Guerra Mundial, formó parte de la resistencia francesa. Ella es acompañada por Lucie Fouble, historiadora y docente del museo La Coupole, hasta el campo de concentración en Alemania donde murió su hermano. Durante todos estos años, Colette nunca quiso conocer el lugar donde Jean-Pierre fue obligado a trabajar en la fabricación de armamento para los nazis. La experiencia de conocer ese lugar será el objetivo de la visita que ambas emprenden juntas. Con un tono sobrio, una edición precisa y un testimonio mínimo pero emocionante, el documental logra llevarnos a ese viaje de descubrimiento por un pasado terrible, pero que no debe ser olvidado.

Medal of Honor: Above and Beyond transcurre durante la ocupación nazi en Francia. El jugador forma parte de la resistencia, teniendo que combatir a los ocupantes. Es por eso que Colette encaja perfectamente como contenido extra, ya que aborda la misma temática. No hay que olvidar que no es la única relación entre la saga Medal of Honor y el cine. El primer juego de la franquicia fue creado por el mismísimo Steven Spielberg, allá por el año 1999. El tema de la Segunda Guerra Mundial es fundamental en la obra del director, por lo que no resulta extraña la elección.

COLETTE

COLETTE

La industria gamer viene creciendo a pasos agigantados durante los últimos años, rompiendo cualquier barrera. Crece en público y en facturación, y amplía su influencia hacia diferentes ramas artísticas. Ahora, ya podemos decir que un videojuego ganó un premio Oscar, y podemos suponer que no será el último.

El documental completo puede verse en el canal de Youtube de The Guardian o, por supuesto, en el juego disponible para PC.

I SEE YOU: NADA ES LO QUE PARECE

I SEE YOU: NADA ES LO QUE PARECE

¿Es un thriller? ¿Un policial? ¿Una de terror? No, es el nuevo estreno de Netflix que ya está número 1 en tendencias en Argentina. O, más bien, sí, es un poco de todo eso combinado. I See You, del director británico Adam Randall (iBoy) mezcla varios géneros gracias a la multiplicidad de líneas argumentales y puntos de vista. Con aciertos y errores, el resultado es entretenido y atrapante. Se trata de una película que depende mucho de la sorpresa, por lo que vamos a intentar no spoilear demasiado.

Todo comienza cuando, en el medio de un bosque, un chico que va en su bicicleta muy tranquilo es levantado por el aire sin explicación. El chico desaparece, y el detective Greg Harper, interpretado por Jon Tenney (The Closer), es el encargado de investigar el caso. A su vez, Greg tiene algunos problemas familiares, ya que su esposa Jackie –una irreconocible Helen Hunt (Mad About You)- lo engañó recientemente. Esta infidelidad le pega mal a Connor, el hijo adolescente que encarna Judah Lewis (The Babysitter), que no logra perdonar a su madre. Durante estos días complejos, empezarán a pasar cosas inexplicables en la casa: artefactos que se encienden solos, objetos que desaparecen o cambian de lugar.

I SEE YOU

I SEE YOU

RETORCIENDO LA TRAMA

Hasta acá podríamos decir que I See You tiene un primer acto bifurcado, pero bastante típico. Uno: un policía investiga un crimen, mientras su familia entra en crisis. Dos: sucesos paranormales perturban la vida de los habitantes de una casa en los suburbios. Ambas líneas seguirán paralelas y solo conectadas entre sí por el personaje de Greg. Por supuesto, como corresponde a los estándares de Hollywood, al final todo encaja. Pero lo interesante es el cómo. Las vueltas de tuerca en el medio de esos enigmas, que coquetean con lo sobrenatural, son quizás el punto más fuerte.

Toda la narración se apoya principalmente en una serie de elipsis arbitrarias (bueno, al fin y al cabo, todas las elipsis son un poco arbitrarias). Esos saltos temporales van armando la trama de I See You de manera escalonada y acumulativa. Hay información que se omite en un momento, y que se descubre tiempo después para dejarnos anonadados. Literalmente, hasta el último minuto hay tiempo para nuevas revelaciones.

Sin embargo, hay algunos huecos en el guion que no terminan de llenarse. Eso no tiene que ser necesariamente un problema, pero en una película que se ocupa y se preocupa por atar todos los cabos, porque nada quede sin una explicación realista, esas omisiones descuidadas no ayudan para nada. Así como las elipsis permiten contar la historia manteniendo el suspenso, en algunos casos fuerzan el desarrollo. Podemos tolerar que se nos omitan algunas cosas para guardarse cierta información y generar el efecto de sorpresa. Incluso podemos soportar que algunos detalles no se revelen nunca. Lo que no podemos aceptar tan fácilmente es que una situación aparentemente sin salida se resuelva con un salto en el tiempo.

I SEE YOU

I SEE YOU

¿QUIÉN ES EL QUE MIRA?

Un punto a favor de I See You es que va de menor a mayor. Esto no significa que vaya a ser una gran película, ni mucho menos, pero sí va mejorando con el correr del tiempo. Y esto se debe, sobre todo, a un particular giro que se da aproximadamente en la mitad de la película. Sin spoiler, solo diremos que, mediante un cambio del punto de vista, revivimos lo que acabamos de ver pero con nueva información. Esto ayuda a aclarar lo que venía pasando y, a la vez, plantear nuevas aristas argumentales. Y la verdad es que, al menos eso, funciona muy bien. La película se va transformando en algo que definitivamente no esperabas. Este vuelco formal viene acompañado de varios plot twist de la trama, algunos mejor logrados que otros.

A pesar de aquellos deslices mencionados, el guion es interesante. La dirección de Randall es sólida, sabe manejar los puntos de vista y acelerar el ritmo en el momento justo para mantenernos tensionados. La figura de Helen Hunt se desdibuja con el correr del tiempo, en un personaje que va perdiendo protagonismo progresivamente. En definitiva, hay cosas interesantes en I See You, desde lo argumental hasta la forma de contar la historia, aunque no tenga destino de convertirse en un gran exponente del género.

REVIEW: MORTAL KOMBAT – UN FESTIVAL DE SANGRE

REVIEW: MORTAL KOMBAT – UN FESTIVAL DE SANGRE

Mortal Kombat llegó a los cines argentinos antes que al resto del mundo. Esta película es la prueba de que el cine puede realizar excelentes adaptaciones de videojuegos. Te contamos todo sobre este festival sanguinario en Spinoff Tv.

¿DE QUÉ TRATA?

Cole Young (Lewis Tan) es un luchador de MMA que vive junto a su familia. Su característica principal es que posee un tatuaje de dragón en el pecho, el cual es una supuesta marca de nacimiento. Lo que él no sabe es que su marca de nacimiento es debido a que es descendiente de Scorpion (Hiroyuki Sanada), uno de los mayores ninjas del Japón del siglo XVII, asesinado por Sub-Zero (Joe Taslim). La marca no solo es la muestra de su antepasado, sino que es la invitación al torneo Mortal Kombat: un torneo a muerte milenario donde el Reino Exterior (Outworld) se enfrenta a los combatientes del Reino de la Tierra (Earth Realm).

El problema está en que el outworld viene ganando 9 torneos consecutivos y si ganan uno más, conquistarán la tierra. Jax (Mehcad Brooks) estuvo investigando con Sonya (Jessica McNamee) sobre el torneo por años, por lo que se contacta con Cole. Por otro lado, el mercenario Kano (Josh Lawson) fue capturado por la militar dado que él también tiene una marca de Mortal Kombat. Mientras, Lord Raiden (Tadanobu Asano) se encuentra escondido en su cueva junto a Liu Kang (Ludi Lin), esperando la llegada de los combatientes. Kano, Jax, Cole, Liu Kang y su primo Kung Lao (Max Huang) son los representantes del earth realm. Sonya, por su parte, no cuenta con la marca. Del bando del outworld se encuentran Mileena (Sisi Stringer), Reiko (Nathan Jones), Kabal (Daniel Nelson con la voz de Damon Herriman), Nitara (Mel Kamson), Goro (Angus Sampson en la voz), y Sub-Zero, liderados por Shang Tsung (Chin Han). ¿Podrán salvar a la tierra?

MORTAL KOMBAT

SCORPION VS SUB-ZERO

LANZAMIENTO DE VIDEOJUEGOS EN ABRIL 2021

PURO FANSERVICE

La película no es una pobre adaptación del primer juego, como suele pasar en las adaptaciones cinematográficas, sino que es una oda a la sangre que revolucionó los fighting games. No solo respetaron casi todos los personajes originales del primer juego, sumando otros personajes de la saga, sino que respetaron sus movimientos. Cualquier persona que haya tenido la oportunidad de jugar Mortal Kombat un tiempo podrá reconocer que las peleas no son coreografías simples, sino que realmente son los movimientos de los personajes

Los personajes no solo destacan por los movimientos idénticos a los de los juegos, sino porque desde el vestuario hasta su personalidad y convicciones son iguales. El cast fue perfectamente elegido y los personajes fueron hechos con un amor que impresiona. El cariño va más allá de los personajes: los escenarios de las batallas son los mismos que en los juegos. Además, hay un par de fatalities exactamente iguales y diálogos de los personajes. Escuchar un “Kano wins” o un “flawless victory” en el cine, siendo fanático de los juegos, te pone la piel de gallina. 

Incluso la aparición de Cole como nuevo personaje está bien lograda. Es orgánica, si bien no tiene mucho trasfondo, su función es más introductoria: nos da pie al mundo de Mortal Kombat, sus personajes, sus motivos. sus peleas sanguinarias y, por supuesto, a la eterna enemistad de Scorpion y Sub-Zero. Realmente encaja con el universo de la película y de los juegos, además de que no es un falso Johnny Cage como se rumoreaba. Sin embargo, lo mejor de la película es Kano. El personaje está perfectamente construido, es un gran alivio cómico, es un personaje desagradable y cada momento en que aparece es altamente disfrutable y, sin dudas, lo mejor de la película.

MORTAL KOMBAT

KANO, EL MERCENARIO

¿DEBERÍAS VER MORTAL KOMBAT?

Si esa pregunta es la que te está dando vueltas por la cabeza, la respuesta por parte de quien escribe es un sí definitivo. No parece una película hecha para vender, sino que fue realizada con amor y respeto a los gamers. El debut de Simon McQuoid como director fue un éxito rotundo: como película de videojuegos es probablemente una de las mejores adaptaciones realizadas. Como película de acción es excelente, desbordando luchas asombrosas y sangre por doquier

Cinematográficamente hablando, te mete de lleno en la historia desde el minuto uno. No solo los actores son excelentes e ideales para sus roles, sino que toda la puesta en escena te hace sentir parte de la trama. Los colores, la variedad cultural, todo está cuidado a un nivel de detalle impresionante. Incluso dan guiño a una continuación, donde podremos ver al mejor actor de Hollywood de la saga en acción.

Pueden ver Mortal Kombat en todos los cines del país, a excepción del área de AMBA (Capital Federal y Conurbano de Buenos Aires) y Catamarca. También se encuentran disponibles los primeros 7 minutos de forma oficial en Youtube.

MORTAL KOMBAT

LIU KANG Y KUNG LAO

REVIEW: GODZILLA VS KONG – LA BATALLA DE TITANES
SOUND OF METAL: NARRAR EN SILENCIO

SOUND OF METAL: NARRAR EN SILENCIO

La música y el cine mantienen una relación muy cercana desde la invención del sonoro, o incluso antes. Se nutren mutuamente, generando grandes resultados. El cine moderno aprovecha al máximo el componente musical, al punto tal que una buena banda de sonido puede levantar una película medio pelo. Y, por otro lado, innumerables películas se inspiran en la vida y obra de músicos y artistas para sus personajes. Algo de todo esto pasa en Sound of Metal, del director Darius Marder, que debuta en largometrajes de ficción. Aunque, por suerte, no se trata exactamente de una típica película sobre músicos.

Todo arranca en pleno concierto. Un dúo de heavy metal que descarga en el escenario toda la energía acumulada. Ella cantando y con su guitarra eléctrica, él tocando la batería. Ellos, además conformar una banda indie, también son pareja. Ella es Lou, interpretada por Olivia Cooke (Bates Motel, Ready Player One). Él es Ruben, encarnado por un genial Riz Ahmed (Rogue One, Venom). En plena gira por los Estados Unidos, Ruben comienza a quedarse sordo y sus planes parecen venirse abajo. La necesidad de aceptar la desgracia, saber pedir ayuda y superar los propios demonios, pasarán a ser las prioridades de una pareja que se erosiona ante la adversidad. En su búsqueda por sanar, pasará un tiempo en un refugio dirigido por Joe (Paul Raci).

SOUND OF METAL

SOUND OF METAL

DRAMA SIN EXCESOS

Si nos quedamos con la sinopsis, todo parece indicar que va a ser otra película golpe bajo, efectista, para hacernos llorar durante dos horas. Pero no, nada de eso. Marder no apunta hacia un patetismo empático, al estilo de las películas de superación de una discapacidad, como puede ser Intouchables o Forrest Gump. Esa fórmula fue eficaz pero ya perdió atractivo ante los excesos de repetición, y lo burdo de los recursos. Por suerte Sound of Metal no intenta colocarse en ese rubro. Si bien logramos empatizar con el protagonista, no es a través de la pena o la lástima que nos pueda generar. El efecto es diferente, y mucho más interesante.

THE FATHER: UNA MENTE INCONTROLABLE 

En primer término, el protagonista no es una víctima sufrida e inocente. Si bien no tiene la culpa de lo que le pasa, su comportamiento tiene algo de autodestructivo. Esto quizás es algo obvio, ya que hace tiempo que los personajes “absolutamente buenos” dejaron de existir. Pero, al margen de esto, el enfoque narrativo tampoco lo posiciona nunca como una víctima. Todos, excepto el propio Ruben, nos damos cuenta de que el objetivo que se plantea no parece ser el indicado para superar sus problemas. Pero, al mismo tiempo, él hace lo que cualquiera de nosotros haría. Esa forma de empatizar y a la vez distanciarse de las acciones del personaje, genera un sentido único de reflexión sin caer en sentimentalismos.

SOUND OF METAL

SOUND OF METAL

SILENCIOS QUE SIGNIFICAN

A esa narrativa genial propuesta por el director, hay que sumarle al menos dos virtudes destacables. Primero, la actuación superlativa de Riz Ahmed. Su manera de caracterizar la frustración del personaje al momento de perder la audición y su búsqueda de paz y redención, combinan perfectamente la brutalidad y belleza. Ya ha demostrado ser un gran actor, pero este papel definitivamente lo consagra, al punto que lo hizo merecedor de la nominación al Oscar. Su compañera, Olivia Cooke, está también a la altura de las circunstancias. Y Paul Raci realiza una interpretación que emociona.

También hay que destacar el diseño de sonido. Es raro, pero en una película sobre músicos no destaca la banda sonora. No hay en la película una música memorable ni destacable, pero eso no impide que el sonido sea un elemento fundamental. La forma de acompañar la distorsión en la percepción audible de Ruben es perfecta. Nos sumergimos en la sordera y en la extrañeza de un mundo que enmudeció de repente.

Sound of Metal, disponible en Amazon Prime, cuenta con seis nominaciones a los premios Oscar, a entregarse a fines de este mes. Y bien merecidas que las tiene. Además de las nominaciones a Ahmed y Raci por sus actuaciones, el film está ternado a mejor edición, sonido, guion original y el más preciado, a mejor película. Sea que lo gane o no, definitivamente es una de las mejores películas del atípico año 2020.

 

REVIEW: EN GUERRA CON MI ABUELO

REVIEW: EN GUERRA CON MI ABUELO

Hace unos días se estrenó En guerra con mi abuelo, una comedia familiar con Robert de Niro como protagonista. Chascos, bromas pesadas y personajes insoportables. Te contamos todo en Spinoff Tv.

¿DE QUÉ TRATA “EN GUERRA CON MI ABUELO”?

Robert de Niro es un jubilado del rubro de la construcción y su vida es bastante simple desde que su esposa falleció. El problema está en que suele tener situaciones donde necesita ayuda y no asume que no puede solo. Al principio de la película va a un supermercado y, cómo el cajero ahora es de autoservicio, no lo supo comprender y nunca pasó los productos por caja. Accidentalmente robó los productos del supermercado y tuvo que intervenir la policía por un altercado con el guardia de seguridad.

Su hija, Uma Thurman, vive a 4 horas de ahí y se preocupa mucho por la situación, dado que no es la primera vez que la policía tiene que intervenir. La solución que encontró fue que su padre vaya a vivir con su familia, pero va a tener que darle la habitación de su hijo (Oakes Fegley), lo cual crea un disgusto enorme en el preadolescente de 13 años. Peter (Oakes Fegley) ahora debe dormir en el ático de la casa, el cual está lleno de ratas y murciélagos. Desanimado, le comenta a sus amigos la situación con su abuelo Ed (Robert de Niro) y uno de ellos le propone que haga una declaración de guerra, lo que da principio a la verdadera trama de la película.

Bromas pesadas por doquier, desde poner sellador en reemplazo de la espuma de afeitar hasta ingresar una serpiente a la casa, pasando por sacar todos los tornillos en los muebles de una habitación. La competencia entre nieto y abuelo se va agrandando cada vez más y más, incluyendo también a sus grupos de amistades: por un lado los preadolesentes amigos de Peter, por el otro los jubilados que salen a caminar con Ed.

EN GUERRA CON MI ABUELO

EN GUERRA CON MI ABUELO

THE FATHER: UNA MENTE INCONTROLABLE

¿VALE LA PENA VERLA?

En guerra con mi abuelo es una típica película familiar de domingo por la tarde transmitida en un canal de aire. Es exactamente su función, pues es una comedia basada en bromas pesadas, casi sin humor escatológico y apta para que todos se rían un rato. Cinematográficamente no destaca mucho: los planos son simples, los colores están bien, los personajes son completamente olvidables pero, salvo los dos protagonistas, son insoportables.

Sally (Uma Thurman) está en un constante conflicto con su hija Mia (Laura Marano) porque está de novia con Russell (Colin Ford) y no quiere que se vean seguido ni que el novio en cuestión entre a la casa de la familia. Arthur (Rob Riggle) es planteado como un fracasado en su trabajo, que solo en un momento casi al final de la película nos enteramos su profesión. Jenny (Poppy Gagnon) es una nena de 7 años con una extraña y cansina obsesión por la navidad. Salvo el abuelo y Peter, realmente son personajes arquetípicos que siquiera aportan risas.

La película en cierto punto abusa del tópico de los ancianos no entienden la tecnología. O que los ancianos son incapaces de cosas. O poner a ancianos en situaciones ridículas. Todo el tiempo hay un gag con eso, no da descanso al espectador. La tercer parte de la película se dedica a la reconstrucción del vínculo entre nieto y abuelo. El final, el cual podría haber sido hermoso, con un lindo mensaje familiar, es arruinado por una toma de Peter procurando venganza y dando pie a una segunda parte. ¿Es necesaria una segunda parte? No. Es una película que está bien para un rato y listo, además de que es el regreso de Robert de Niro a la comedia. Para reírse una tarde es ideal, pero ese final es decepcionante. Pueden ver En guerra con mi abuelo en cines.

EN GUERRA CON MI ABUELO

EN GUERRA CON MI ABUELO

REVIEW: GODZILLA VS KONG – LA BATALLA DE TITANES