M3GAN: LA MUÑECA QUE RENUEVA EL TERROR

La nueva película de Gerard Johnstone nos presenta a M3gan, una muñeca con inteligencia artificial que se sale de control.

Bruno Palladino

Escritor en proceso. Pasión por la literatura, cine y series como formas de arte. Intentando alcanzar el verdadero Unagi.

19/01/2023

En los últimos años, el género terror ha sido uno de los más explotados por la industria del cine en infinidad de variantes, buenas y malas por igual. En un contexto de saturación, sagas interminables y remakes, son más que bienvenidas las búsquedas innovadoras o que ofrezcan algo diferente. M3gan podría incluirse en este último grupo, no tanto por la historia que cuenta (que ya se ha visto), sino por el tono y la forma en la que lo hace. Como ya había demostrado en su anterior Housebound, el director Gerard Johnstone sabe moverse por el género con humor y parodia sin salirse por completo, y el resultado es muy prometedor.

EL LÍMITE DEL TERROR

Tras quedar huérfana en un accidente de auto, la pequeña Cady, interpretada por Violet McGraw (The Haunting of Hill House), es adoptada por su tía Gemma (Allison Williams, Get Out), una experta en robótica que trabaja para una importante compañía de juguetes. Su más reciente invención, M3gan (Amie Donald, Sweet Tooth), es una muñeca creada con inteligencia artificial, capaz de aprender y relacionarse con su dueño. Aprovechando la situación, Gemma usa a su creación para ayudarla a criar a su sobrina teniendo, en principio, muy buen resultado. Sin embargo, todo se complica cuando la muñeca comienza a mostrar algunas fallas en su diseño y romper los límites.

M3gan

M3gan

Se ha dicho que M3gan es una “comedia de terror” o “comedia negra”, y creo que es acertado, aunque probablemente no se parezca a lo que imaginamos con esas etiquetas. El resultado es sorprendente y no es para nada sencillo de lograr, porque se corren dos riesgos. Riesgo número 1: si te pasas de la raya, la película es una parodia plena, que ya las hay. Desde Young Frankenstein (genial y sutil) hasta la saga de Scarry Movie (disparatada y absurda), una parodia del género terror es en sí mismo un desafío. Por lo lejano que queda el humor del miedo, ese encuentro puede resultar muy fructífero o un fiasco. De cualquier manera, esa es otra discusión porque M3gan no es una parodia, aunque usa sus recursos.

El riesgo número 2: quedarse corto y que el resultado sea, simplemente, una película de terror con un par de chistes desubicados. Esto puede generar que odiemos esos chistes, o incluso odiemos la película, por lo malogrado del asunto. Pero esta película elude muy bien ambos riesgos, porque no se para en ningún extremo. Transita con maestría ese límite muy fino entre el terror y su parodia. Y, al lograrlo, resulta fresca, nada pretenciosa ni solemne, muy entretenida e interesante.

DETRÁS DE M3GAN

Por algún motivo se la ha relacionado con Malignant, quizás por la autoconciencia de su pertenencia al género. Más bien podría vincularse con las películas de Jordan Peele (Get Out, Nope) por esa capacidad de hacer equilibrio entre los géneros para implantar momentos de humor en medio de la tensión. Es cierto, quizás las películas de este director vayan más por el suspenso que por el terror, pero la maestría es similar. De todas maneras, tenemos varios productores en M3gan que trabajaron en Get Out, como el referente Jason Blum, y por otro lado al mismísimo James Wan, que no solo dirigió Malignant, sino que es una estrella del terror con sagas como Saw y Insidious. En los últimos años, Wan y Blum se convirtieron en una garantía del género, y en esta unión no hay posibilidad de falla.

M3gan

M3gan

Un párrafo aparte para los efectos especiales, que son impecables. La muñeca no solo es absolutamente convincente, sino que logra esa inquietud de lo siniestro freudiano, entendido como algo familiar que se vuelve extraño. De hecho, la propia narración hace guiños a esta construcción, cuando varios personajes secundarios se confunden, se sorprenden y se horrorizan frente a esa niña rara que es M3gan. La buena realización de los efectos ayuda al clima general: aleja a M3gan de la parodia burda, de la bizarreada, convirtiéndola en una película seria pero despojada, autoconsciente de su género y capaz de reírse de sí misma.

Te Puede interesar…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *