LICORICE PIZZA: ESPÍRITU ADOLESCENTE

LICORICE PIZZA: ESPÍRITU ADOLESCENTE

Paul Thomas Anderson se ha convertido en uno de los directores más celebrados de los últimos años. Con una filmografía sólida, donde no existen puntos flojos, demuestra su maestría en cada nueva película. Regresando su mirada a la década del 70 como en Boogie Nights, en este caso cambia el sexo sin control de la industria del porno por la inocencia y jovialidad adolescentes. Licorice Pizza está basada, con muchas licencias, en la historia de su amigo Gary Goetzman, quien fuera actor juvenil de Yours, Mine and Ours y actualmente es productor y socio de Tom Hanks.

Desde el comienzo, y narrado con un gran plano secuencia –sello del director- nos damos cuenta de que Gary (Cooper Hoffman) no es un chico normal. En su intento por convencer a una chica mucho mayor que él de que le acepte una cita, nos enteramos de que es actor y empresario exitoso a sus 15 años. Alana (Alana Haim), por su parte, es ayudante de un fotógrafo que está trabajando para el anuario de la escuela de Gary. Sin estar completamente convencida, y siendo diez años mayor, se presenta en el restaurante y allí comienza una amistad que coquetea con ser algo más.

LICORICE PIZZA

LICORICE PIZZA

¿QUÉ ES LICORICE PIZZA?

Con este argumento, podemos decir que Licorice Pizza es una comedia romántica. Pero eso no significa que sea una de esas comedias románticas del montón. Está plagada de sutilezas narrativas, de humor, de belleza fotográfica (los planos a contraluz) y técnica. A lo largo de la película, vamos a ver a los protagonistas viviendo aventuras en una suerte de viñetas o anécdotas, a veces juntos y a veces por separado. Gary en su intento por pegarla con algún negocio, mientras intenta convencer a Alana de que no importa la edad. Ella, intentando encontrarle rumbo a su vida, algo que no parece nada fácil. Y, como telón de fondo, una época y una ciudad marcadas por la crisis del petróleo del año 1973. La falta de combustible y las dificultades para el negocio de camas de agua que ha montado Gary tendrán consecuencias en el devenir de la historia.

Ahora, la pregunta del millón. ¿Por qué se llama Licorice Pizza? La traducción es “pizza de regaliz”, que por supuesto no existe. En realidad, se trata de una referencia a una cadena de disquerías famosa en Estados Unidos en los 60s y 70s. En su logo, podía verse a una cocinera con un vinilo “recién salido del horno”. Es un juego de similitudes entre la forma de la pizza y el color negro del regaliz, que dan como resultado un disco de 12 pulgadas. Por eso, el nombre de la película marca la época y el lugar, pero también el espíritu adolescente del rock y la música de la época. La atinada banda de sonido setentosa incluye a Nina Simone, Paul McCartney, David Bowie y The Doors, entre varios otros.

LICORICE PIZZA

LICORICE PIZZA

DEBUT TRIUNFAL EN LA PANTALLA

El espíritu adolescente desprende alegría por todos lados en Licorice Pizza. Hay un sentimiento de urgencia, de huida hacia adelante, de avanzar sin que nada importe. De hecho, se la pasan corriendo, literalmente. Gary no para de moverse, de intentar nuevas ideas de negocio, de alentar a Alana a que haga algo más, como ser actriz. Ella rompe la inercia de la rutina donde estaba inicialmente y se presta al juego, no sin sus reparos y sus inseguridades. A su vez, tiene una búsqueda más trascendental, quiere marcar una diferencia, tener impacto social. Así, llega incluso a involucrarse en una campaña política.

Con respecto al elenco, hay que destacar que ambos protagonistas de Licorice Pizza son debutantes. Cooper Hoffman es el hijo de Philip Seymour Hoffman, actor fetiche del director. Según Anderson, no fue su primera opción pero el resto de los candidatos le parecían “demasiado entrenados”. Alana Haim tiene una historia aún más particular. El director escuchó un tema musical del grupo Haim, conformado por Alana y sus dos hermanas, y le quedó grabado en la cabeza. Como vivían cerca, invitó a cenar a toda la familia y descubrió que la madre, Donna Rose, había sido su maestra de arte en la primaria. A partir de ahí, Anderson dirigió varios videos musicales del grupo y ahora decidió llevar a la pantalla a la menor de las hermanas. Igualmente, toda la familia aparece en la película: padres y hermanas lo son tanto de la actriz como del personaje.

LICORICE PIZZA

LICORICE PIZZA

PAUL LO HIZO DE NUEVO

Hoy, con el diario del lunes, la apuesta de Paul Thomas Anderson por dos actores sin experiencia previa no podría haber sido más acertada. El trabajo de ambos no solo es brillante, sino que es natural, despojado, emanan libertad. Desde el aspecto torpe de un adolescente lleno de granos hasta la belleza no hegemónica de Alana. Desde la simpatía y optimismo de la juventud hasta la madurez llena de fragilidad e incertidumbre. Todo eso se ve en Licorice Pizza, gracias a la perfecta interpretación de los protagonistas. A ellos se les suma las apariciones de algunos personajes que aportan los toques más hilarantes. Jack Holden (Sean Penn en un personaje inspirado en William Holden) es un actor experimentado que coquetea con Alana en una noche llena de alcohol y locuras. Jon Peters (Bradley Cooper haciendo del novio de Barbra Streisand) compra una cama de agua pero todo se descontrola.

No sería de extrañar que Licorice Pizza se lleve algunos premios en la temporada que está por iniciarse. Como era de esperarse, se agrega a la filmografía del director manteniendo la vara muy alta. Magnolia, The Master, There Will Be Blood o Phantom Thread (su última película hasta esta) son, todas y cada una, excelentes. Esperemos que siga manteniendo esa trayectoria intachable que lo convierte en uno de los mejores directores de la actualidad.

 

 

ECOS DE UN CRIMEN: THRILLER ARGENTINO

ECOS DE UN CRIMEN: THRILLER ARGENTINO

Como cada comienzo de año, el inicio del 2022 es una promesa de algo nuevo. No siempre se cumple, pero la promesa está. Poco tiene que ver esto con el tema de Ecos de un crimen, la nueva película del director argentino Cristian Bernard (76-89-03), pero sí tiene algo de novedoso el hecho de que Warner y HBO hayan producido un thriller psicológico argentino, con todas las letras. Por lo menos, uno alejado de los más convencionales géneros policiales, donde el crimen es el punto de partida. Puede verse en salas y, próximamente, estará en HBO Max.

UN THRILLER ARGENTINO

Es que la historia que narra Ecos de un crimen comienza con unas vacaciones inocentes. El famoso escritor de best-sellers Julián Lemar (Diego Peretti) se va a pasar unos días en una gran casa en el bosque junto con su familia. Julieta Cardinali interpreta a su esposa, que acaba de tener a su hijo. En su primera noche, y en medio de una fuerte tormenta, la luz de la casa se corta. En ese momento, una mujer (Carla Quevedo) aparece, huyendo de su esposo. Así comienza una noche laberíntica en la que el peligro estará presente, sin saber de dónde viene.

ECOS DE UN CRIMEN

ECOS DE UN CRIMEN

Decimos que hay algo de novedoso en esta propuesta porque no es muy común, en el cine nacional, tener este tipo de producciones centradas tan fuertemente en un género. Tal vez sí en lo que refiere al policial, pero no es este el caso. Se trata más bien de un thriller psicológico en donde el caos se apodera de la realidad y todo se confunde, al punto de no saber qué o quién es real o no.

Los propios actores y actrices han destacado las dificultades y desafíos que comprenden interpretar a estos personajes dentro de una película de género, bien alejada del naturalismo y las películas costumbristas. Carla Quevedo, por ejemplo, expresa la complejidad que significa encontrar un equilibrio entre la interpretación expresiva del género, sin perder la verosimilitud. Se trata de un límite muy fino. Por momentos, esa verosimilitud se pierde cuando los diálogos se tornan algo irreales para personajes “argentinos”. Esto es algo que suele suceder cuando una producción se presupone para un público más global y se intenta estandarizar el lenguaje. Culpemos a Warner y a HBO.

LAS DIFICULTADES DEL GÉNERO

Un planteo similar puede hacerse con respecto al guion: debe existir un equilibrio entre lo que se cuenta y lo que oculta. Si se cuenta de más, se arruina el misterio y el suspenso; si se cuenta de menos, se corre el riesgo de resultar aburrido. Esos equilibrios están bien logrados, haciendo que la experiencia de ver Ecos de un crimen sea todo lo que se espera de un film de este género.

Al desafío de filmar una película de este estilo, hay que agregarle las dificultades propias de la pandemia, incluyendo muchos ensayos hechos a través de zoom. Pero, fundamentalmente, según cuentan los protagonistas, se trata de una película que conlleva un gran esfuerzo físico en el proceso. Son pocos actores en una sola locación, lo que implica muchas horas de grabación y movimiento. A eso se agrega que, por las características del género, se requiere mucho tiempo entre cada toma para acomodar la cámara. Y, por último pero no menos importante, la mayor parte de Ecos de un crimen transcurre de noche, durante una tormenta. Esto hace que la luz sea difícil de ajustar y eso, nuevamente, implica tiempo. El resultado de todo este esfuerzo se nota: la película cumple con lo que promete. Es atrapante, mantiene una tensión constante y el clima que se genera es de horror y suspenso.

ECOS DE UN CRIMEN

ECOS DE UN CRIMEN

INFLUENCIAS DE GRANDES MAESTROS

Párrafo aparte para la música, que es impecable y hace que valga la pena disfrutar de Ecos de un crimen en una sala de cine. Como bien explica el director, en el suspenso la música es un 50% (si no más). En este caso, está compuesta por Pablo Borghi (Un gallo para Esculapio), fuertemente inspirada en Bernard Herrmann, el genial compositor de buena parte de los films de Hitchcock, como Psycho o Vertigo, y otros clásicos como Citizen Kane o Taxi Driver. El clima que genera la música es perfecto desde el inicio. Y no es la única inspiración que han tomado del director de North by Northwest, confesado por el propio Bernard. Es que es imposible concebir una película de este género sin alguna referencia al gran maestro del suspenso.

Es cierto que, tal vez, el argumento de Ecos de un crimen no sea del todo original. Hay mucho de lo que sucede que ya lo hemos visto. Incluso podemos identificar muchos puntos en común con The Shining, la obra maestra de Kubrick basada en la novela de Stephen King. El protagonista es escritor, está aislado con su familia en el medio del bosque y tiene algunos desequilibrios mentales. Pero, por otro lado, la originalidad está sobrevalorada y, en definitiva, siempre estamos contando las mismas dos o tres historias. Borges decía que contamos siempre la misma fábula, lo que le interesaba era la forma. Podemos aplicar esa máxima y pensar que, en definitiva, lo que interesa es cómo está contada esta historia.

Entrevista a GW March, autor de La hermandad oscura.

Entrevista a GW March, autor de La hermandad oscura.

La hermandad oscura es la primera obra del autor GW March, un comienzo de trilogía lleno de acción, misterio, fantasía urbana y personajes entrañables. desde España, el autor nos invita a conocer su obra en esta entrevista. 

SOBRE EL AUTOR

GW March (pseudónimo) es licenciado en Psicología y Ciencias de la Educación. Ha trabajado durante más de treinta años con adolescentes y jóvenes en conflicto social y es autor de artículos en revistas especializadas de menores. Entusiasta de la gastronomía, las artes marciales y la vida al aire libre, es partidario de una literatura que, aun siendo fuente de reflexión y maduración, no renuncie a divertir y entretener.

En La hermandad oscura, su primera novela, sienta las bases de la saga La conjura de las sombras. El segundo volumen, Skorpio, debería salir a la luz en la Navidad del 2022.

Entrevista a GW March

  • ¿Cuáles fueron tus inspiraciones a la hora de trabajar en la conjura de las sombras?

La conjura de las sombras —saga dentro de la que se ubica la novela La hermandad oscura —surgió de un proceso de reflexión personal. Me di cuenta de que los chavales de hoy se desenvuelven en un mundo muy complejo, y al tiempo demasiado protector. Es un mundo complejo porque el abanico de relaciones que giran en torno a las redes sociales, los móviles, etc., es tan amplio que ni ellos mismos lo controlan; y muy protector, porque la adolescencia ha pasado de ser un periodo de transición para la vida adulta a convertirse en una prolongación de la niñez. En ese sentido, la saga pretende clarificar valores y servir de referencia a los chicos, ayudándolos, a través de los cambios que van sufriendo los personajes, en su crecimiento personal.

En cuanto a la atmósfera de la trama, bebe de muchas influencias; de un lado, tal vez recuerde a Lovecraft o a Stephen King —con la existencia de dos mundos: el real, y un inframundo poblado por demonios—, si bien los giros y la resolución con un estilo de thriller recuerda más a Joel Dicker —el autor de La verdad sobre el caso Harry Quebert. El enfrentamiento entre los Guerreros de la Luz y sus antagonistas está basado en los guerreros samuráis y en las novelas épicas, tanto como en el Manga, los cómics o las películas de superhéroes. La relación entre los chicos podría rememorar a las antiguas novelas de El club de los cinco de Enid Blyton. La coexistencia de varios hilos en la trama, y el ritmo ágil, hace pensar en las teleseries.

Por último, la base mitológica parte de la tradición céltica y la leyenda artúrica. En cuanto a los personajes, muchos de ellos están basados en chicos reales, y en experiencias y conflictos también reales. Entrevista a GW March

PETITE MAMAN: EL LADO FANTÁSTICO DE LA TERNURA

“Algo que me fascinó desde el principio es la cantidad de información y detalles relacionados a la mitología y las leyendas escocesas, los suficientes para darnos un buen trasfondo a la historia pero no para abrumar al lector, lo cual aprecio mucho.”

Reseña de la obra – @bookwonderlands

Entrevista a GW March

  •  ¿Cómo es el proceso de escritura de una obra como la hermandad oscura? Tanto con sus tintes fantásticos como con la constante presencia del misterio, el thriller y la capacidad de mantener al lector al borde del asiento página tras página.

Dado que dispongo de poco tiempo, escribo en ratos libres, pero nunca con prisa. Antes de empezar cada novela, suelo trazar un cuaderno de ruta en el que esbozo los diversos hilos argumentales y voy diseñando los conflictos y las interacciones que van a aparecer, desde la presentación hasta el desenlace. Tardo cerca de dos o tres meses solo en hacer este guion. Después, escribo el primer borrador en tres o cuatro meses, sin hacer más correcciones que las precisas. Lo más complejo es no irme demasiado de páginas, y eso que intento simplificar al máximo.

A partir de aquí, dejo madurar el manuscrito durante seis u ocho semanas. Luego, otros cuatro meses de correcciones. A continuación debo recomponerlos a partir de las críticas que me hacen los lectores-cero, y, cómo no, las correcciones externas, y… ¡vuelta a empezar! En total, pasan como dos años desde que termino el cuaderno de ruta hasta que estoy en condiciones de poder presentar el manuscrito. Y luego otro año hasta que este refleja exactamente lo que quiero contar.

Por lo demás, el mantener al lector al borde del asiento página tras página se logra con los típicos recursos de suspense: capítulos muy cortos (hasta de una página), diferentes tramas que se entrecruzan, ir dejando miguitas para que las siga el lector, giros de guion y handcliffs. Entrevista a GW March

 

cr. @la_conjura_de_las_sombras

  • Sos licenciado en psicología y en ciencias de la educación, y este conocimiento se lleva muy bien a la obra con el trasfondo de los personajes y las problemáticas en sus vidas. ¿Cuánto de esto es premeditado y cuánto va surgiendo a medida que vas escribiendo? ¿Tenías pensado hacer enfoque en estos temas con “la hermandad oscura?

Como ya decía, haber trabajado con adolescentes y jóvenes en conflicto social hace que des mucha importancia a lo educativo. En parte, por eso, y al contrario que la mayoría de las sagas, La conjura de las sombras ha sido diseñada en sentido inverso; de cola a cabeza, algo parecido a lo que hizo George Lucas con la primera parte de Star Wars.

Esto facilita las cosas, de un lado, porque ya sabes a dónde te diriges; y de otro, porque prácticamente toda la trama, así como los temas y el enfoque que se pretende dar, etc., están claros de principio a fin. El problema es cuando los personajes reaccionan de una determinada manera que no es cómo se había planeado. Cuando es ocurre, solo queda dejar que se expresen, hacer las conexiones precisas y, sobre todo, corregir y corregir.

Entrevista a GW March

  •  ¿Hay algún género en particular en el que te gustaría incursionar por fuera de “La conjura de las sombras”?

A día de hoy, no; pero ten en cuenta que La conjura de las sombras reúne, en sí misma, un montón de géneros. Es fantasía urbana, juvenil, thriller y novela negra. Pero es que también es una obra realista, de misterio, tiene pinceladas de manga y crítica social. Sinceramente, no puedo abarcar más.

Entrevista a GW March

  • ¿En qué estás trabajando en estos momentos? ¿Hay planes para un futuro cercano?

Ahora estoy terminando de revisar el segundo volumen de la saga, titulado: Skorpio. Entrevista a GW March

Te dejo la sinopsis:

«Han pasado seis meses desde su aventura en Dirleton. Mientras Deirdre pasa a la unidad de los mayores, y MacDermott y Gawain hacen lo posible por dejar atrás unos recuerdos marcados por la tragedia; el Nigromante intentará valerse de las reliquias para entrar en contacto con los Eternos. Conscientes de que dicha pretensión podría suponer el principio del fin, los balhar planean asaltar el santuario de la Hermandad de Oscura para arrebatarles la Carta de Thot y las Calaveras de la Muerte, sin sospechar que entre sus filas se gesta la traición.

Las cosas se complican cuando el inspector McCorwick, ahora destinado en la brigada de homicidios de Scotland Yard, pide ayuda a los habitantes de Nueva Camelot para dar caza a un asesino en serie que lleva a cabo sus crímenes según un misteriosa ritual, y del que solo hay una pista: un antiguo broche con el emblema de los Guerreros de la Luz; el Jinete del Alba.

Para terminar, el coronel O´Brien ha enviado a algunos de los glencairn a un Campamento a la Sierra de Madrid, con la misión de proteger a Casey Finnegan, un adolescente al que su propia madre, quien ha conseguido fugarse de un sanatorio psiquiátrico, pretende asesinar. Lo que deberían ser unas vacaciones se verá transformado en una cadena de extraños acontecimientos que terminará por conducirlos a una trampa mortal».

Como puedes ver, la trama es más compleja que en el tomo primero, y hay un montón más personajes. Ello genera que, pese a estar estructurada en capítulos muy cortos, y de estar escrita en la misma prosa fácil y fluida que caracterizaba a La hermandad oscura, para esta obra me salgan en torno a novecientas páginas.

Sea como fuere, me gustaría que viera la luz no más allá de las Navidades del 2022.

 

RESIDENT EVIL: WELCOME TO RACCOON CITY