GHOSTBUSTERS: AFTERLIFE, CON SELLO OCHENTOSO

Ghostbusters: Afterlife retoma el hilo de las dos películas clásicas de los ochenta y ofrece un homenaje a quienes las hicieron posible.

Bruno Palladino

Escritor en proceso. Pasión por la literatura, cine y series como formas de arte. Intentando alcanzar el verdadero Unagi.

19/11/2021

Si hablamos de películas icónicas de los ochenta, Los cazafantasmas figuran en cualquier lista de imprescindibles. Con una fanaticada que añora los buenos viejos tiempos, esta película de culto se valoriza cada vez más con el paso de los años. Luego de un fallido reboot en 2016, llega Ghostbusters: Afterlife, del director Jason Reitman (Juno). La ansiada continuación de los clásicos de 1984 y 1989 es, posiblemente, el final de una era.

GHOSTBUSTERS: AFTERLIFE

GHOSTBUSTERS: AFTERLIFE

La historia comienza con la misteriosa muerte de un hombre en su casa alejada de todo, en las afueras de un pueblo de Oklahoma. Su hija Callie, interpretada por Carrie Coon (Gone Girl), no tenía relación con él, pero hereda su casa. Al estar atravesando problemas financieros, decide trasladarse con su hija Phoebe (Mckenna Grace) y su hijo Trevor (Finn Wolfhard) hasta Oklahoma. La casa de su padre es un desastre y está llena de deudas, pero es la mejor opción que tiene la familia. Una vez allí, empiezan a notar que suceden cosas raras o paranormales en la casa, sobre todo a la joven niña genio, Phoebe. Ella descubre que los sucesos extraños se relacionan con el pasado de su abuelo. Y, a su vez, se hace amiga de su nuevo maestro, el sismólogo Gary Gooberson, interpretado por Paul Rudd (Ant-Man).

Los sucesos paranormales serán cada vez más intensos hasta que, finalmente, se devele el misterio. En el camino, Gary se convertirá en el interés romántico de Callie¸ Trevor intentará conquistar a su compañera de trabajo y Phoebe defenderá el honor de su abuelo, que todo el mundo trataba como un loco. Ah, y por supuesto, deberán salvar al mundo de un peligro que involucra, obviamente, fantasmas.

UN HOMENAJE A LOS CLÁSICOS

Ghostbusters: Afterlife es, a grandes rasgos, un homenaje muy sentido y respetuoso de sus antecesoras. En primer lugar, hay que destacar que el realizador Jason Reitman es nada menos que el hijo del director de las originales de los ochenta, Ivan Reitman. Esta relación cercana debe haber influido en la conformación de un guion tan apegado a las bases de la franquicia. El legado familiar y los vínculos padre/madre-hijo/a no solo están presentes en los nombres propios, sino también en la trama de la película. La cinta se hace cargo de su pasado, lo retoma y lo continúa con un enorme sentido de la responsabilidad. Es, tanto en la idea como en la realización, un resultado muy superior a la fallida remake de 2016.

GHOSTBUSTERS: AFTERLIFE

GHOSTBUSTERS: AFTERLIFE

El clima de Ghostbusters: Afterlife es el de una aventura juvenil. Por momentos, remite a productos recientes como Stranger Things, no solo por la presencia de Finn Wolfhard. Por supuesto, esto responde a un intento de incorporar al público joven. Pero no deja de ser interesante que, pese a ello, mantiene una esencia común con las películas previas. Esto se nota en el tipo de humor que buscan y, en muchos casos, logran. Principalmente, es Paul Rudd (el hombre más sexy del mundo) el encargado del alivio cómico, y nunca defrauda.

Además, abundan los guiños para el público histórico y los íconos memorables. La presencia de los entrañables personajes se siente en todo momento y, sin spoilear, podemos decir que los fanáticos se llevarán más de una sorpresa. Es que el homenaje no es solo para un clásico del cine, sino también para todos aquellos que lo hicieron posible. Por eso se siente como la clausura de un legado, como el punto final o el cierre de una historia que estaba flotando en el aire, como un fantasma. Esto no quiere decir que no haya continuidad, de hecho es muy probable que la haya (dos escenas post-créditos lo sugieren). Pero en la próxima película tendrán que ofrecernos, inevitablemente, una renovación. Lo bueno es que las bases ya están sentadas: tenemos personajes jóvenes que pueden continuar con el legado.

 

Te Puede interesar…

0 comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. HOUSE OF GUCCI: LA TRAICIÓN SE VISTE DE MODA - Spin Off - […] GHOSTBUSTERS: AFTERLIFE, CON SELLO OCHENTOSO […]

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.