¿POR QUÉ AMAMOS A RICK AND MORTY?

Ante el estreno de la quinta temporada, repasamos qué es lo que nos fanatiza de Rick and Morty, la sitcom animada más importante del momento.

Bruno Palladino

Escritor en proceso. Pasión por la literatura, cine y series como formas de arte. Intentando alcanzar el verdadero Unagi.

Para el estreno de la quinta temporada de Rick and Morty, Adult Swim pensó algo especial. Se trata del Rick and Morty Day, un evento virtual que cuenta con contenido extra y algunas otras sorpresas. Más allá de eso, lo importante es que se da comienzo a una nueva temporada de una de las mejores series de la actualidad. Con una legión de fanáticos en todo el mundo, la sitcom creada por Justin Roilan (Solar Opposites) y Dan Harmon (Community) consiguió la fórmula del éxito. Pero, ¿cómo lo hace?

Para entender por qué nos apasionamos siguiendo las aventuras de un científico y su nieto, primero tenemos que recapitular de qué va Rick and Morty. La premisa es simple, o parece serlo. Rick Sánchez es un genio de la ciencia con algún problema de alcoholismo. Es la persona más inteligente del universo y tiene una pistola que lanza portales para moverse a otras dimensiones. Por algún motivo, cae a vivir en la casa de su hija Beth, a quien no veía desde hacía tiempo. Ella vive con su marido Jerry, y sus hijos Summer y Morty. Con este último formarán equipo para embarcarse en las aventuras más delirantes que podamos imaginar.

RICK AND MORTY

RICK AND MORTY

Dicho así, no parece haber nada excepcional o novedoso. Y es que, justamente, una virtud de la serie es que no se esfuerza por hacer una historia intrincada o compleja. De hecho, ni siquiera se ocupa de que todo tenga sentido ni de explicar de dónde salen las cosas. Ya arranca con un estado de situación que es así y punto. Todo es una gran excusa para llevarnos a recorrer distintas dimensiones, mundos y personajes. Y ahí es donde aflora la creatividad de los guionistas: cada capítulo de Rick and Morty está plagado de invención, locura y detalles extraordinarios. La “gran historia” que recorre toda la serie se va colando de a pedacitos, pero el foco está en la aventura de cada episodio. Este es uno de los rasgos más característicos: la estructura narrativa.

HISTORIAS Y REALIDADES PARALELAS

Hay dos historias que continúan episodio tras episodio, que sirven como argumento de las tramas paralelas. Por un lado, el drama familiar que involucra, sobre todo, a los otros personajes, no tanto a Rick o a Morty. Jerry y Beth van a tener problemas maritales que resolver, pero a Rick eso no le va a importar mucho. Un ejemplo es el célebre capítulo de Pickle Rick, donde la terapia familiar es solo una excusa para iniciar la aventura. En simultáneo, se va desarrollando el conflicto que Rick mantiene con el Consejo de Ricks, una especie de organismo que reúne a los Ricks de todas las dimensiones para gobernar el multiverso. La cuestión es que nuestro Rick no comparte las ideas y reglas que quieren imponer los demás, por eso es considerado un rebelde.

PICKLE RICK

PICKLE RICK

Ahora bien, estas macro-historias van a ir progresando a cuentagotas, en el medio de las aventuras que va a ofrecer cada capítulo. El foco va estar en cada idea loca o imprevisto que vaya surgiendo, y que va a desatar el conflicto del episodio. Esto no es una novedad en sí misma: series como South Park o mismo Los Simpsons hacen algo parecido. Pero la diferencia está en que en Rick and Morty esto no es caprichoso. Se sustenta en el hecho de que las realidades alternas ofrecen infinitas posibilidades. No es que en cada episodio “empiezan de cero”, como en otras sitcoms animadas. Lo que sucede aquí es que cada episodio es, literalmente, un mundo nuevo por explorar. Eso permite combinar perfectamente las dos variables narrativas que tienen este tipo de series: una historia progresiva, en la mirada global, y una peripecia novedosa en cada entrega.

Esta combinación también funciona de modo peculiar. El esquema narrativo al interior de cada capítulo es bastante clásico: sigue la fórmula del equilibrio-desequilibrio-restauración con cambio. Pero ese cambio se da, más que nada, en el plano del saber. Hay un resabio de aprendizaje de los errores pasados, pero solo como excusa para cometer nuevos errores. Cada uno de los personajes va aprendiendo algo sobre los demás, pero eso no los lleva a modificar su actitud. No hay un cambio trascendental, algo que los convierta en mejores personas o que los haga recapacitar sobre sus errores, más bien todo lo contrario. No hay, ni intenta haber, bajada de línea moral. Y eso es un fundamental para otro aspecto clave de la serie…

LA FILOSOFÍA EN RICK AND MORTY

La serie está fuertemente plantada en la ciencia ficción. Esto significa que nada sucede por arte de magia, todo lo que parece fantástico está basado en algún concepto científico exagerado o llevado a un extremo. Es característico del género que la aventura venga acompañada de alguna crítica social. Algo que creemos que estamos haciendo mal, pero todavía no llegamos a ver las consecuencias. O la tecnología nos supera y se descontrola, o la voluntad del hombre por controlar la naturaleza tiene consecuencias catastróficas, o un largo etcétera. En ese sentido, Rick and Morty también tiene un componente crítico, aunque va cambiando el eje en cada capítulo. Así, en un episodio se cuestiona el sometimiento de toda una civilización para generar energía, en otro se cuestiona a la televisión y la cultura del entretenimiento, y podríamos seguir. Cada episodio tiene, mediante la sátira y la ironía, un punto para marcar.

RICK AND MORTY

RICK AND MORTY

¿Cómo se puede ser crítico sin bajar una línea moral? Rick and Morty lo resuelve a partir del nihilismo. La serie, más allá de lo divertida, es profundamente pesimista. Nada tiene sentido, todo está perdido. En palabras de Morty: “Nadie existe a propósito, nadie pertenece a ningún lugar, todos vamos a morir. Ven a ver televisión”. En el fondo, lo que se pone en cuestión es el dilema existencial: ¿por qué estamos acá? Realidades paralelas, simulaciones creadas por alienígenas, un videojuego de realidad virtual sumamente realista, recuerdos implantados. ¿Cuál es la realidad? La respuesta al dilema existencial puede ser variada. Podemos ignorar todo como Jerry, aceptar que no hay respuesta y disfrutar como sea posible, como Morty, o adoptar una actitud autodestructiva y emborracharnos con Rick. Ese tipo de reflexiones que nos tocan tan de cerca son una de las mayores virtudes de la serie.

Para cerrar, otra posible respuesta está en un detalle del último capítulo de la primera temporada. Allí, Rick le dice a su nieto que ellos son “el más Rick de los Ricks” y “el más Morty de los Mortys”. A partir de las infinitas realidades alternativas, las cosas parecen no ser tan relevantes. Nada tiene consecuencias tan graves porque se puede solucionar en otra dimensión. Excepto una cosa, que sí es imposible de revertir: hay un único Rick que es el Rick y hay un único Morty que es el Morty. Ellos no pueden morir, eso no tiene solución. El sinsentido cobra sentido ante la muerte de las personas que conocemos. No somos únicos, pero somos los únicos que estamos acá.

Te Puede interesar…

0 comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. ESTOS WEBTOONS FUERON ADAPTADOS A SERIE. ¿LOS CONOCÉS? - Spin Off - […] ¿POR QUÉ AMAMOS A RICK AND MORTY? […]

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.