BO BURNHAM INSIDE: MUCHO MÁS QUE HUMOR

El especial de humor Inside, del comediante Bo Burnham, es una profunda reflexión sobre el encierro, la salud mental y la pandemia.

Bruno Palladino

Escritor en proceso. Pasión por la literatura, cine y series como formas de arte. Intentando alcanzar el verdadero Unagi.

12/06/2021

¿Cómo hacer humor cuando se acaba el mundo? ¿Cómo hacer reír en la pandemia? Esas son las preguntas que se planteó el multifacético Bo Burnham (Eighth Grade) cuando empezó a filmar su especial Inside. No sabemos si encontró la respuesta, pero sin dudas él mismo lo logró en esa casi hora y media que dura el programa de Netflix. Y no solo se trata de hacernos reír, hay mucho más para ver en esa genialidad sin forma definida.

Primero lo primero: ¿quién es Bo? Como tantos otros comediantes de los últimos tiempos, comenzó su carrera haciendo videos de YouTube en el 2006. Tras el éxito en visualizaciones, logró meterse en la programación de Comedy Central y MTV. Y ahí empezó a hacer un poco de todo: giras en teatros, escribió la serie Zach Stone Is Gonna Be Famous y la película Eight Grade, que también dirigió, e incluso estrenó su especial de humor en Netflix, Make Happy. Siempre con un estilo muy particular, una forma de hacer humor que en el fondo muestra algo más. Exponiendo su intimidad a un nivel insospechado y a fuerza de reflexiones profundas, logra hacernos ir de la risa a un estado de total angustia existencial en cuestión de segundos. Por momentos es totalmente desconcertante.

INSIDE

INSIDE

UN ESPEJO DONDE MIRARSE

Durante la pandemia, surgieron infinidad de expresiones sobre lo que estábamos viviendo. Blogs, canales de Youtube, diarios personales, registros en redes sociales. Por lo general, nada lograba llenar las expectativas de ser el testimonio vivo de lo que estaba pasando. Inside podría haber sido un producto más para sumar a la lista. Pero, a diferencia de la gran cantidad de contenido sin profundidad que circula, este compilado de momentos aparentemente inconexos llega a tocarnos una fibra muy íntima. Es mucho más que un diario de la cuarentena.

Podríamos decir que es una crítica a la forma de consumir los medios, pero no desde el moralismo. Más bien desde remarcar que son, justamente, medios: algo que está entre una cosa y otra, entre un ser humano y otro. Y eso genera una multiplicidad de personas en una persona, según cómo se muestra en cada red social. Inside es un poco eso, un recorrido por esa multiplicidad asfixiante y depresiva. El encierro vino a mostrarnos que no es tan fácil convivir con nosotros mismo.

También es un especial musical de comedia y, a la vez, la bitácora documental de un hombre intentando hacer un especial musical de comedia. Está lleno de referencias meta: juegos con la cámara, tomas de Bo mientras edita los clips que acabamos de ver, comentarios sobre cómo viene siendo la filmación. Es una exploración autorreflexiva de la performance como expresión artística, de las posibilidades del humor en medio del desastre. Ese poder que tiene el humor, cuando está bien hecho, de imponerse aún en los peores contextos.

INSIDE

INSIDE

GENERANDO CONTENIDO

En su gran parodia social, atraviesa todos los avatares de nuestra era, que ya son cliché. Desde el videoclip hasta el videoblog, pasando por un perfil de Instagram, un streaming de videojuegos, un video-reacción de YouTube o una conversación por Facetime. Cualquier formato funciona en Inside como plataforma para el humor, pero más aún para transmitir una sensación que envuelve todo. Desesperación, angustia, miedos, en el medio de las risas.

Cuando empezó la cuarentena, se habló mucho sobre la posibilidad de aprovechar este tiempo para hacer algo significativo. Se decía, en aquel entonces, que si Shakespeare había escrito El rey Lear durante la plaga, tal vez esta pandemia nos dejaría alguna obra maestra. Después nos dimos cuenta de que ya era suficiente presión intentar sobrevivir como para sumarle otra exigencia. Pero hay algo paradójico en Inside que le responde a esa idea. Por un lado, el mensaje parece contradecirla totalmente: no estamos en condiciones mentales de algo tan ambicioso. Por otro, el resultado es tan genial que podemos decir que estamos frente a la obra maestra de Burnham. Sin proponérselo, o intentando ir en contra, tal vez lo haya logrado.

Te Puede interesar…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *