I SEE YOU: NADA ES LO QUE PARECE

Dirigida por Adam Randall y protagonizada por Helen Hunt y Jon Tenney, I See You es una mezcla de géneros interesante. Y ya es tendencia en la Argentina.

Bruno Palladino

Escritor en proceso. Pasión por la literatura, cine y series como formas de arte. Intentando alcanzar el verdadero Unagi.

23/04/2021

¿Es un thriller? ¿Un policial? ¿Una de terror? No, es el nuevo estreno de Netflix que ya está número 1 en tendencias en Argentina. O, más bien, sí, es un poco de todo eso combinado. I See You, del director británico Adam Randall (iBoy) mezcla varios géneros gracias a la multiplicidad de líneas argumentales y puntos de vista. Con aciertos y errores, el resultado es entretenido y atrapante. Se trata de una película que depende mucho de la sorpresa, por lo que vamos a intentar no spoilear demasiado.

Todo comienza cuando, en el medio de un bosque, un chico que va en su bicicleta muy tranquilo es levantado por el aire sin explicación. El chico desaparece, y el detective Greg Harper, interpretado por Jon Tenney (The Closer), es el encargado de investigar el caso. A su vez, Greg tiene algunos problemas familiares, ya que su esposa Jackie –una irreconocible Helen Hunt (Mad About You)- lo engañó recientemente. Esta infidelidad le pega mal a Connor, el hijo adolescente que encarna Judah Lewis (The Babysitter), que no logra perdonar a su madre. Durante estos días complejos, empezarán a pasar cosas inexplicables en la casa: artefactos que se encienden solos, objetos que desaparecen o cambian de lugar.

I SEE YOU

I SEE YOU

RETORCIENDO LA TRAMA

Hasta acá podríamos decir que I See You tiene un primer acto bifurcado, pero bastante típico. Uno: un policía investiga un crimen, mientras su familia entra en crisis. Dos: sucesos paranormales perturban la vida de los habitantes de una casa en los suburbios. Ambas líneas seguirán paralelas y solo conectadas entre sí por el personaje de Greg. Por supuesto, como corresponde a los estándares de Hollywood, al final todo encaja. Pero lo interesante es el cómo. Las vueltas de tuerca en el medio de esos enigmas, que coquetean con lo sobrenatural, son quizás el punto más fuerte.

Toda la narración se apoya principalmente en una serie de elipsis arbitrarias (bueno, al fin y al cabo, todas las elipsis son un poco arbitrarias). Esos saltos temporales van armando la trama de I See You de manera escalonada y acumulativa. Hay información que se omite en un momento, y que se descubre tiempo después para dejarnos anonadados. Literalmente, hasta el último minuto hay tiempo para nuevas revelaciones.

Sin embargo, hay algunos huecos en el guion que no terminan de llenarse. Eso no tiene que ser necesariamente un problema, pero en una película que se ocupa y se preocupa por atar todos los cabos, porque nada quede sin una explicación realista, esas omisiones descuidadas no ayudan para nada. Así como las elipsis permiten contar la historia manteniendo el suspenso, en algunos casos fuerzan el desarrollo. Podemos tolerar que se nos omitan algunas cosas para guardarse cierta información y generar el efecto de sorpresa. Incluso podemos soportar que algunos detalles no se revelen nunca. Lo que no podemos aceptar tan fácilmente es que una situación aparentemente sin salida se resuelva con un salto en el tiempo.

I SEE YOU

I SEE YOU

¿QUIÉN ES EL QUE MIRA?

Un punto a favor de I See You es que va de menor a mayor. Esto no significa que vaya a ser una gran película, ni mucho menos, pero sí va mejorando con el correr del tiempo. Y esto se debe, sobre todo, a un particular giro que se da aproximadamente en la mitad de la película. Sin spoiler, solo diremos que, mediante un cambio del punto de vista, revivimos lo que acabamos de ver pero con nueva información. Esto ayuda a aclarar lo que venía pasando y, a la vez, plantear nuevas aristas argumentales. Y la verdad es que, al menos eso, funciona muy bien. La película se va transformando en algo que definitivamente no esperabas. Este vuelco formal viene acompañado de varios plot twist de la trama, algunos mejor logrados que otros.

A pesar de aquellos deslices mencionados, el guion es interesante. La dirección de Randall es sólida, sabe manejar los puntos de vista y acelerar el ritmo en el momento justo para mantenernos tensionados. La figura de Helen Hunt se desdibuja con el correr del tiempo, en un personaje que va perdiendo protagonismo progresivamente. En definitiva, hay cosas interesantes en I See You, desde lo argumental hasta la forma de contar la historia, aunque no tenga destino de convertirse en un gran exponente del género.

Te Puede interesar…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *