ZACK SNYDER’S JUSTICE LEAGUE: LA BATALLA ÉPICA

Después de cuatro años de reclamos de los fanáticos, la versión de Zack Snyder de Justice League fue lanzada por Warner en la plataforma de HBO Max. ¿Qué tiene de diferente?

Bruno Palladino

Escritor en proceso. Pasión por la literatura, cine y series como formas de arte. Intentando alcanzar el verdadero Unagi.

25/03/2021

Fueron necesarios cuatro años para que se alineen los planetas. Un grupo de fanáticos que no se cansó de reclamar, un director con ganas de reivindicar su obra inconclusa, un estudio necesitado de un peso pesado para relanzarse en el mercado de las plataformas, en pleno auge durante la pandemia. Todo eso confluyó en un resultado impensado y, finalmente, vio la luz Zack Snyder’s Justice League. Se trata de la versión que originalmente pensó el director, allá por el año 2017, y quedó trunca estando casi lista. ¿Valió la pena esperar tanto?

EL CAMBIO DE DIRECCIÓN

Para entender por qué existen dos versiones muy diferentes de la misma película, con años de diferencia, hay que hacer un repaso por la historia. Warner eligió a Zack Snyder (Watchmen, 300) para llevar adelante su visión del mundo de los superhéroes de DC. Primero con Man of Steel, del 2013, y luego con Batman v Superman: Dawn of Justice, en el 2016. Esta última fue bastante mal recibida, sobre todo por el tono oscuro, pesado y algo lento. En definitiva, por ser del estilo de Snyder, bien diferente a las películas de Marvel que la estaban rompiendo. Warner tomó nota y quiso modificar su imagen pareciéndose más a lo que estaban haciendo los Avengers de la empresa rival. Sin embargo, Snyder continuó trabajando con el estudio para hacer su Justice League, con la advertencia de que debía corregir el tono. Esto, claramente, no sucedió.

La película estaba casi terminada cuando los ejecutivos de Warner la vieron y decidieron cambiar todo. Era muy oscura y excesivamente larga, todo lo contrario a lo que el mercado reclamaba. Entre varios tira y afloje, falleció la hija de Snyder en medio de la disputa, y eso terminó desencadenando la renuncia del director. Así las cosas, Warner contrató a Joss Whedon que venía de los exitazos The Avengers y Avengers: Age of Ultron. Era la fórmula del éxito. Pero Whedon tuvo que armar la película con la mayor parte del material ya terminado. Filmó nuevas escenas, retocó otras y recortó mucho. El resultado: un rejunte con algunos agujeros de guion, un tono que no se termina de definir y algunas decisiones estéticas muy discutibles. La película, luego de una realización turbulenta, fue vapuleada por la crítica.

ZACK SNYDER'S JUSTICE LEAGUE

ZACK SNYDER’S JUSTICE LEAGUE

¡LIBEREN EL SNYDER’S CUT!

Pero no estaba dicha la última palabra, porque Snyder tenía un as bajo la manga. Ante el fracaso de la versión del cine, él salió a decir que tenía su propio corte, muy diferente al que se vio, y que estaba casi terminado. Esta declaración despertó un movimiento en redes sociales de los fanáticos que le pedían a Warner que liberara el Snyder’s Cut. Y el reclamo duró años. Llegada la pandemia, la industria del cine tuvo que reconvertirse muy rápido y volcarse casi exclusivamente a las plataformas. Warner lanzó HBO Max, y necesitaba un peso pesado para competir con el resto de los streamings. Y qué mejor que darle al público lo que estaba pidiendo.

Así llegamos al presente, con el lanzamiento de Zack Snyder’s Justice League. El director retomó su visión descartando todo el material de Whedon, filmando alguna que otra cosita que le faltaba y armando el montaje final que se estrenó en HBO Max. Y, como era de esperarse, el resultado es bastante superior que el experimento anterior. Pero, independientemente de eso, lo llamativo es que la película tenía ya desde su estreno dos puntos de comparación muy fuertes. El primero, con su antecesora; el segundo, con su eterna rival.

LA RIVALIDAD CON MARVEL

Es inevitable la confrontación con Avengers. Por más que lo intentemos, sería demasiado necio no admitir, antes incluso de verla, que estamos ante un hecho comparable dentro de una competencia clara entre los dos máximos productores de historias de superhéroes. El reciente suceso híper exitoso de la creación de un universo cinematográfico por parte de Marvel (el MCU), que le permitió conformar múltiples líneas narrativas individuales que confluyen de forma planificada, tiene su correlato no tan bien desarrollado en DC. Partiendo de ahí, no podemos hacernos los distraídos y debemos admitir forzosamente la comparación.

Lo bueno, es que ZSJL no tiene nada que envidiarle a la saga de los amigos de Tony Stark. Lo malo es que, con el tiempo de retraso y los años de ventaja del MCU, tampoco tiene algo muy novedoso que aportar. Es simplemente una película de superhéroes. Una muy buena, estéticamente bien diferente, pero argumentalmente parecida a las de Marvel. Tenemos varios superhéroes que deben trabajar juntos para superar un escenario complicado. También tenemos a un villano de otro mundo que quiere destruir todo. Y tenemos unos objetos mágicos superpoderosos que son clave para la trama. No hay nada muy disruptivo, el argumento es más bien clásico. De hecho, tomado simplificadamente, es bastante parecido al de Avengers.

ZACK SNYDER'S JUSTICE LEAGUE

ZACK SNYDER’S JUSTICE LEAGUE

DOS UNIVERSOS

Sin embargo, hay una diferencia fundamental en la construcción de ambos universos. Marvel fue dando pequeños pasos, lanzando películas individuales de cada personaje y varias en las que todos se reunían con diferentes misiones. Fue un proyecto muy elaborado, planeado al detalle. En cambio, Warner fue mucho más directo. Las dos películas anteriores de Snyder se suceden cronológicamente y van planteando la historia central, además de presentar a los personajes principales de Superman (Henry Cavill) y Batman (Ben Affleck). Luego se estrenó Wonder Woman de Patty Jenkins, aunque el personaje interpretado por Gal Gadot ya había aparecido en Batman v Superman. Y así, al toque, llegamos Justice League de Whedon, donde no solo se reúnen los ya mencionados, sino que se suman Aquaman (Jason Momoa), Flash (Ezra Miller) y Cyborg (Ray Fisher).

Esta velocidad en la conformación del universo generó algún que otro malestar. No tanto por no explotar individualmente a los personajes, cosa que se irá subsanando luego con películas como Aquaman (James Wan) del 2018 o The Flash, programada para el año que viene. El problema central es que estos personajes pasan a formar parte de la Liga así como así, sin ningún antecedente que nos permita conocer su historia. Y esto nos lleva analizar una de las diferencias principales entre la versión de cine y la de Snyder.

DIFERENCIAS DE GUIÓN EN JUSTICE LEAGUE

Lo primero que nos llama la atención, y que fue una de las causas del conflicto, es la duración de ZSJL. Son cuatro horas y dos minutos. Sí, larguísima, pero al verla no parecería sobrarle mucho. Todo está ahí por algo, todo tiene un motivo y sirve a la construcción de la historia. Y lo más importante, y que marca una distancia clave con respecto a la versión de Whedon, es que deja el tiempo suficiente para explorar con mayor profundidad el pasado y los rasgos esenciales de los personajes que se presentan. Cuestiones que aparecían arbitrariamente, ahora tienen un porqué, un fundamento narrativo.

Por supuesto, esta no es la única diferencia entre ambas versiones. Quizás la más relevante desde la trama sea la presencia de Darkseid. Si bien el principal antagonista de los superhéroes en ambos casos es Steppenwolf, en el Snyder’s cut este tiene una motivación mucho más justificada, ya que trabaja para complacer a un villano superior. La aparición de Darkseid es una de las tantas puertas abiertas que Snyder dejó para una hipotética continuación. Hoy sabemos que, lamentablemente, esa continuidad no existirá, ya que Warner considera como canon a la versión de Whedon, en donde todo esto fue recortado. Y, de existir una Justice League 2, será partiendo de la versión de cine.

ZACK SNYDER'S JUSTICE LEAGUE

ZACK SNYDER’S JUSTICE LEAGUE

LA ESTÉTICA ÉPICA

Al margen de estos cambios, el argumento de la película es básicamente el mismo. Sin duda, los mayores cambios están en el apartado estético. Algunos retoques como el traje negro de Superman o el rediseño digital de la armadura de Steppenwolf son notorios, pero no dejan de ser detalles. La estética general es completamente diferente, partiendo desde una relación de aspecto de 1.33:1. Esto significa que el campo visual de la imagen es casi cuadrado, a diferencia del panorámico al que nos tiene acostumbrado el cine. Esta elección, muy acorde al gusto del director, intenta darle un toque más similar a una página de cómic. Sumado a una utilización muy frecuente del super slow motion, llegando por momentos a imágenes estáticas, se siente como si estuviéramos apreciando los mejores cuadros de una historieta.

Esta ralentización de las escenas le agrega gran dramatismo a varios momentos, haciendo que la película en conjunto tenga un tono mucho más solemne, épico y oscuro. Es el tono de Snyder. Ya no tenemos esos chistes absurdos de la versión de Whedon, o el gancho romántico en la relación de Bruce Wayne/Batman y Diana Prince/Wonder Woman. De hecho, esta última ya no aparece sexualizada y tiene una actitud mucho más progre, similar al tono de las películas de Jenkins. ZSJL es una obra profundamente seria, todo apunta a generar ese clima, bien diferenciado de las películas de Marvel. Una paleta de colores mucho más apagada, con menos saturación y brillo, apuntando a los contrastes más sutiles. Y una banda sonora a cargo de Junkie XL más acorde al tono oscuro, o el tema de Nick Cave en lugar de los White Stripes en la presentación de Aquaman.

No hay mucho más que decir, salvo que definitivamente vale la pena ver Zack Snyder’s Justice League. Por toda la controversia que se generó, por su historia llena de idas y vueltas, por el accionar incansable de la legión de seguidores que reclamó durante años. Pero también por el valor estético. Por ser fiel a una visión de lo que es (o debería ser) el cine de superhéroes. Porque no intenta copiar una formula, y se la juega con un estilo propio. Porque es la obra de un autor que, guste o no, sabe lo que quiere decir y lo plasma en cada una de sus películas.

Te Puede interesar…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *