WONDER WOMAN 1984: ACCIÓN SIN INNOVACIÓN

Gal Gadot vuelve a ser la Mujer Maravilla en una secuela que resulta entretenida y visualmente atractiva pero con un pobre desarrollo.

Agostina Vicente

Licenciada en Periodismo. Fuente inagotable de frases de Los Simpsons. Militante de las series con capítulos cortos y de las películas de Meryl Streep.

19/03/2021

Gal Gadot vuelve a ponerse el traje de Mujer Maravilla en “Wonder Woman 1984”, la nueva apuesta de DC y Warner Bros, que se estrena en la Argentina tras el regreso de los cines.

Esta película funciona como una suerte de “antítesis” de su predecesora, Wonder Woman (2017). Ambas contaron con la dirección de Patty Jenkins. Situada 66 años después de la original, esta nueva entrega vibra con colores fuertes y cálidos, con escenas llenas de acción y dinamismo. WW1984 parece pensada para un público más infantil que la anterior, ya que no se centra tanto en la profundidad de los personajes sino que va directamente a la acción.

Esta historia tiene lugar en medio de la Guerra Fría, con una Diana que sufre la pérdida de su gran amor. La lucha de la protagonista es tanto externa (contra Cheetah y Maxwell Lord) como interna, ya que debe enfrentarse a la contradicción entre sus deseos más profundos y su deber como heroína.

wonder woman

GRANDES ACTUACIONES 

Gal Gadot demuestra en este filme que nació para ser la Mujer Maravilla. Su carisma traspasa la pantalla y la determinación y pasión con la que actúa la vuelven digna de un rol para el que Lynda Carter dejó la vara altísima.

Volver a ver a Chris Pine es una grata sorpresa aunque su personaje no tiene mucho más para ofrecer. Sus intervenciones dan el toque humorístico de la película ya que vemos a un Steve que desconoce muchas cosas del mundo “moderno”. Sin embargo, funciona más como un “punto de evolución” para Diana que como personaje en sí mismo. De todas maneras, es interesante la forma en que lo trajeron de vuelta (como una suerte de espíritu o alma en el cuerpo de otra persona).

5 CLAVES SOBRE LA IMPORTANCIA DE WANDAVISION EN EL MCU

Más allá de la pobre construcción de sus personajes (de la que hablaremos más adelante), Pedro Pascal y Kristen Wiig brillan en sus papeles de villanos y se roban la pantalla en cada escena. 

LOS VILLANOS: EL PUNTO MÁS DÉBIL

La ecuación en la fórmula de éxito de las películas de superhéroes se completa con la existencia de uno o más villanos. Siempre con historias trágicas, con pasados que explican sus acciones y que hacen que el espectador llegue a empatizar con su crueldad. En el caso de la nueva película de DC, son dos los antagonistas y sus destinos se entrecruzan en la trama.

Por un lado, tenemos a Maxwell Lord (Pedro Pascal), un empresario al que la necesidad de demostrar su valor como persona lo lleva a una desmedida e incontrolable sed de poder que no hace más que empeorar. Se vuelve una suerte de “genio de la lámpara” que concede deseos con trampas, ya que él recibe algo para sí a cambio de lo que concede. Solo al final se puede “entender” el por qué de sus actos, pero su historia no se aleja del típico cliché que ya se ha visto repetido infinitamente.

Por su parte, el personaje de Kristen Wiig, Cheetah, carece de un trasfondo que pudiera “justificar” su maldad. Sí, evidentemente la ambición, las ganas de “ser alguien” y de destacar en un mundo en el que era invisible funcionan como motor de sus actos pero ¿es suficiente para convertirse en villana? Hay una especie de odio injustificado mezclado con testarudez que no le permiten reflexionar acerca de la forma en que sus actos afectan al resto. 

El guión y la construcción de los personajes fallan en este punto y no alcanza con las buenas actuaciones de Pascal y Wiig para que sean villanos memorables.

wonder woman

WONDER WOMAN: VOLVER A LOS 80

Como su nombre lo indica, Wonder Woman 1984 es un boleto de ida a los años ochenta. Esto es algo que puede percibirse tanto en el plano visual (vestuario, peinado y escenografía) como narrativo. La historia habla de tiempos más simples y transmite la nostalgia a quienes vivieron esta época. 

Visualmente, la temática ochentosa la vuelve atractiva y luminosa. Sin embargo, en lo que respecta a la trama, la película habla en un tono moralizador que es típico de las producciones de la época en que está situada pero que, en la actualidad, resulta simplemente cansador. Ya se ha visto en innumerables producciones hollywoodenses el mensaje de que la ambición desmedida solo destruye y que es fácil corromperse ante ella. 

Cerca del final, podemos ver la cantidad de tragedias que se pueden evitar cuando no interfiere la incontrolable sed de poder. El tinte aleccionador de estas escenas -construídas como imágenes de archivo- se posiciona como un claro mensaje al público pero no surte efecto.

El filme también explora la importancia y el valor de tomar el camino más difícil, el de la honestidad y la verdad, para poder triunfar y prosperar. Este también es un mensaje repetido ad infinitum en las producciones cinematográficas, por lo que no hay ninguna moraleja innovadora en esta historia.

ENTRE EL EMPODERAMIENTO Y LA CONTRADICCIÓN

En WW1984 pueden encontrarse ciertas contradicciones, producto del descuido o de detalles que se pasaron por alto. Mostrar a los villanos con un poder magnificado no se condice con la resolución del filme, ya que son fácilmente derrotados.

De todas maneras, la contradicción principal tiene que ver con el mensaje que se intenta transmitir en contraposición con lo que efectivamente se transmite. El filme intenta constantemente dar un mensaje de empoderamiento femenino, no solo con el personaje de Diana sino también con Bárbara Minerva enfrentándose a un acosador.  Sin embargo, que gran parte del argumento vaya en torno a la dependencia emocional de Diana para con Steve ayuda poco a construir esta imagen de mujer empoderada. 

En conclusión, Wonder Woman 1984 es una secuela entretenida y visualmente atractiva pero pobre. El desarrollo de los personajes y de las distintas subtramas no convencen y la vuelven fácilmente olvidable. 

 

RUN: “NO TE NECESITO”

RUN: “NO TE NECESITO”

Run, la nueva película del director Aneesh Chaganty (Searching) ofrece un thriller familiar con una heroína particular: está en silla de ruedas. Entre lo más visto de Netflix en Argentina.

Te Puede interesar…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *