AKELARRE: UNA REVISIÓN SOBRE LA CAZA DE BRUJAS

La nueva película del argentino Pablo Agüero narra la caza de brujas del siglo XVII desde una óptica actual, bajo la influencia de la reivindicación feminista.

Bruno Palladino

Escritor en proceso. Pasión por la literatura, cine y series como formas de arte. Intentando alcanzar el verdadero Unagi.

19/03/2021

La brujería forma parte de un repertorio que sirve como fuente de inspiración al cine desde hace mucho tiempo, especialmente en el género del terror. Ritos satánicos, poderes de seducción y magia negra se han visto en incontables ocasiones. Sin embargo, siempre hay lugar para contar una historia diferente, y eso es lo que hace Pablo Agüero (Eva no duerme) en Akelarre. Más bien drama antes que horror, más aventura que suspenso, más relato histórico que fantástico. La coproducción española-argentina, estrenada el año pasado y ganadora de varios premios Goya, acaba de llegar a Netflix e inmediatamente se convirtió en una de las más vistas de la plataforma.

AKELARRE

AKELARRE

UNA REIVINDICACIÓN HISTÓRICA

Basada en un relato histórico, aunque con una interpretación libre, Akelarre está ambientada en el País Vasco Francés en el año 1609. El juez Rostegui De Lancre (Alex Brendemühl) es encomendado por el Rey a limpiar esa zona de cualquier posible bruja. Cumpliendo su tarea, manda a apresar a Ana (Amaia Aberasturi) junto con sus cinco amigas. Se las acusa de haber participado del Sabbat, un ritual satánico en que se invoca al diablo para iniciarse en la brujería. Como si fuesen Scheherazade en Las mil y una noches, las chicas intentarán ganar tiempo con sus testimonios para evitar ser quemadas en la hoguera.

TROLL 2: LA MEJOR PEOR PELÍCULA DE LA HISTORIA

Algo interesante de Akelarre es su mirada fuertemente contemporánea de un hecho histórico. La película está inspirada en los relatos de un juez que, efectivamente, se dedicó a la caza de brujas en el País Vasco. Por supuesto, leer esa crónica hoy nos resulta horrorizante ya que muchas mujeres fueron condenadas a morir en la hoguera. Pero la reescritura que hace Agüero, junto con la coguionista Katell Guillou, es esencialmente feminista. Es una suerte de reivindicación de las mujeres condenadas por la justicia religiosa y patriarcal en una época sumamente cruel. Esa fuerza revisionista no deja de expresarse de una manera bella y llena de sutilezas.

AKELARRE

AKELARRE

LA MAGIA DEL AKELARRE

Akelarre  no es una película de terror, ni un thriller. Y no pretende serlo. Es, más bien, un drama histórico. Igualmente, el ritmo de la narración nunca deja de ser interesante, y crece en tensión hasta el éxtasis final, que no decepciona. No solo la historia es atrapante, sino que el enfoque le da una vitalidad muy actual. Una combinación de leyenda medieval, relato de época y conciencia del presente que dan como resultado algo pocas veces visto. Agreguemos una fotografía que destaca por su belleza y composición a través de los contrastes de luces y sombras, logrados de manera magistral. Y, por qué no, unas actuaciones que están más que a la altura, sobre todo por parte de las cinco compañeras de Ana, todas ellas debutantes en la gran pantalla, que aportan frescura sin perder la seriedad.

A pesar de ser una puesta en escena mayormente realista, la película cuenta con infinidad de recursos narrativos y visuales. La atmósfera va adquiriendo una magia y  hermosura en las imágenes que no es para despreciar. Algunos planos directamente parecen obras de arte de Caravaggio o de Rembrandt. El claroscuro al estilo barroco carga de significación cada cuadro y a cada personaje. La utilización de la cámara en punto de vista de distintos personajes, en momentos clave, es precisa. Una narración en off contradice lo que vemos en la pantalla, a modo de engaño. Y una deliberada omisión en el encuadre en la última escena que no podría ser más oportuna. En fin, una demostración de técnica en el modo de contar la historia que hace de Akelarre una película verdaderamente diferente.

RUN: “NO TE NECESITO”

RUN: “NO TE NECESITO”

Run, la nueva película del director Aneesh Chaganty (Searching) ofrece un thriller familiar con una heroína particular: está en silla de ruedas. Entre lo más visto de Netflix en Argentina.

Te Puede interesar…

2 Comentarios

  1. Mariana

    Muy buena presentación. Gracias por la recomendación

    Responder
    • Bruno Palladino

      Gracias a vos por leer y comentar! 🙂

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *