TROLL 2: LA MEJOR PEOR PELÍCULA DE LA HISTORIA

Troll 2, del director italiano Claudio Fragasso, es considerada la mejor "película mala" de la historia. Un documental, hecho 17 años después por su protagonista, intenta explicar el fenómeno.

Bruno Palladino

Escritor en proceso. Pasión por la literatura, cine y series como formas de arte. Intentando alcanzar el verdadero Unagi.

Una película puede tener diversos errores técnicos o defectos. Puede ser un guión incoherente donde lo que va sucediendo se contradice a sí mismo. Quizás un montaje inentendible, o que falle en la continuidad. O diálogos irreales, malas actuaciones, efectos especiales de baja calidad. En fin, las posibilidades son infinitas. Pero hay una película que se destaca por tenerlo todo. Y, sorprendentemente, cuenta con una legión de fanáticos que la defienden a capa y espada. Estamos hablando de la mítica Troll 2, del peculiar director italiano Claudio Fragasso. El documental Best Worst Movie cuenta de primera mano la historia de una transformación: de ser considerada la peor película de la historia pasó a convertirse en un clásico de culto.

LOS GOBLINS ATACAN

Empezar a contar de qué va Troll 2 resulta una tarea sumamente difícil. No porque el argumento sea complejo, sino que, en algún punto, es irrelevante. Resumiríamos diciendo que trata de una familia que se va de vacaciones a un pueblo rural, que resulta estar habitado por goblins camuflados como humanos, en busca de víctimas para alimentarse. Pero estaríamos dejando afuera tantas aristas, tantos conceptos, tantos detalles absolutamente mágicos, que no sería una descripción fiel. Por ejemplo, tenemos al abuelo Seth (Robert Ormsby) que, a pesar de estar muerto, se aparece como un fantasma para advertirle al pequeño Joshua Waits (Michael Stephenson) sobre los goblins y ayudarlo a salvar a su familia. Aunque no es exactamente un fantasma, porque va a accionar de distintas formas en el mundo de los vivos. Desde detener el tiempo hasta tirar una molotov, nunca se explica cómo lo hace.

Pero por suerte, no es lo único inexplicable. Tenemos también a la rimbombante bruja Creedence Leonore Gielgud (Deborah Reed). Ella es la reina de goblins y se comunica con una piedra mágica de Stonehenge que le da poderes. Su objetivo, se podría decir, es ayudar a estas criaturas a convertir a los humanos en plantas para comerlos. Esto, claro, porque, como todo el mundo sabe, los goblins son vegetarianos. Rebuscadísimo. Por cierto, estos monstruitos no son más que personas de baja estatura vestidas con bolsas de arpillera y máscaras de plástico berretas.

Y, como si fuera poco, en paralelo tenemos la historia de Elliott Cooper (Jason Wright), un adolescente que pretende conquistar a Holly (Connie Young), la hija de la familia. Esta subtrama es totalmente prescindible e intrascendente. Pero no podemos dejarla de lado porque aporta momentos de los más icónicos. Resulta que Elliot tiene que elegir entre vaguear con sus amigos o irse de vacaciones con la familia Waits. Como no puede decidir, va con sus secuaces en un motorhome al mismo pueblo, donde también se enfrentarán a los goblins. Éstos jóvenes nos aportarán joyas como la conversión de uno de ellos en árbol o la imperdible escena de sexo con pochoclos. Y cortamos acá, pero podríamos estar horas relatando todas las incoherencias e inconsistencias de un guión tan absurdo como es el de Troll 2.

TROLL 2

TROLL 2

LA MEJOR PEOR PELÍCULA

Michael Stephenson, el actor que hizo de Joshua, es el mismísimo director del documental Best Worst Movie. Gracias a ese trabajo, que por cierto está bastante bien logrado, podemos conocer un poco más sobre la historia de Troll 2, desde detalles de la filmación hasta la explosiva repercusión que tuvo años después. Y, realmente, no tiene desperdicio. Con testimonios de casi todo el reparto principal y del director, transitamos por un mundo que parece increíble. Los fanáticos se reúnen a ver la película una y otra vez, se disfrazan y actúan las escenas, repiten los diálogos de memoria. Los actores son estrellas que firman autógrafos, se venden remeras con sus caras y todo tipo de merchandising. Un tipo creó un videojuego; un soldado llevó la película a la guerra de Irak. Y mucho, mucho más.

NUEVO ORDEN, LA DISTOPÍA SOCIAL

Troll 2 se filmó en un rodaje sumamente rápido: fueron tres semanas en un pueblito de Utha, en el verano de 1989. Solo lleva ese nombre para engañar al público haciéndole creer que es una secuela, pero no tiene ninguna relación con Troll, de 1986. La encargada del guión, como en tantas otras películas de Fragasso, fue su propia esposa Rossella Drudi. Según sus palabras, muchos de sus amigos por aquella época se estaban convirtiendo al vegetarianismo y ella estaba enojada con la situación. Entonces decidió crear a estos monstruos como una suerte de vampiros vegetarianos.

Fragasso estaba en Italia cuando se estrenó Troll 2 en EEUU. La crítica, por supuesto, fue espantosa, pero a Claudio no le importó. “Yo no hago películas para que los críticos me alaben. Yo solo quiero filmar. Cuanto más, mejor”. Para él, la película hablaba de cosas importantes: el comer, la vida y la muerte, una familia unida contra otros que la quieren destruir. Que la consideren la peor película, según sus palabras, es casi como que la consideren la mejor. Ha causado sensación.

BEST WORST MOVIE

BEST WORST MOVIE

LAS ESTRELLAS DE TROLL 2

La mayor parte del reparto estaba haciendo su debut en el mundo del cine. Quizás el caso más paradigmático sea el de George Hardy, quien es también uno de los protagonistas del documental. Él interpretaba a Michael Waits, el padre de familia y personaje central en la historia. Sin embargo, su verdadera profesión era la de dentista, y no volvería a actuar hasta pasados casi 20 años después de Troll 2. En todo ese tiempo se dedicó a establecer su propio consultorio, pero siempre tuvo el sueño de triunfar como actor. Lo que sucedió es que, al estrenarse la película, se dio cuenta de que era un desastre y se alejó de la actuación.

George no fue el único que se sintió decepcionado al ver la película. El propio Michael Stephenson la recibió en VHS como regalo de navidad y, al verla, se quería morir. Connie Young cuenta que, durante el rodaje, sabía que estaban haciendo una basura. Pero fue cuando vio los comentarios en IMDb que se sintió realmente mal. No solo criticaban la película, sino que la mataban a ella en su interpretación de Holly. Para seguir su carrera como actriz, decidió no incluir a Troll 2 en su currículum por vergüenza, y porque le quitaba posibilidades de conseguir papeles.

Por el contrario, la actriz Margo Prey que interpretaba a Diana, la madre de la familia, estaba sumamente feliz con el resultado de la película. Cuando la vio, pensó que era genial. “Simple, elegante y realista, trata de las personas y las experiencias que pasan”. Incluso la compara con Casablanca. Por lo que puede verse en Best Worst Movie, Margo no está del todo cuerda. Y sus comentarios sobre Troll 2 son la prueba irrefutable.

Todos los actores tuvieron problemas o dudas durante la filmación. Ninguno parecía comprender realmente de qué trataba la película. Pasaban horas leyendo el guión e intentando descifrar que significaba. La comunicación con Fragasso era complicada ya que no hablaba muy bien inglés. Don Packard, que ni siquiera es actor, caracterizaba a un humano-goblin encargado de un almacén y durante la filmación estaba bajo tratamiento psiquiátrico. No sabía lo que estaba haciendo, no entendía la película y no recuerda nada. Así y todo, no es de las peores interpretaciones.

TROLL 2

TROLL 2

EXPLOSIÓN Y FENÓMENO DE CULTO

Pasaron 17 años desde el estreno en 1990 de Troll 2, cuando un par de amigos tuvieron la idea de hacer una proyección. Ellos estaban fascinados con la película, la veían todo el tiempo. Decidieron publicar en MySpace el evento, a realizarse en Nueva York. La reacción fue inmediata, las entradas se vendieron solas. Gente de todas partes de los Estados Unidos se acercó, la sala se colmó y asistieron varios de los actores del reparto. Fue una locura, pero solo la primera de varias. El fenómeno se replicó en San Francisco, Boston, Chicago y muchas otras ciudades. Incluso hicieron un evento especial en el pueblo donde fue filmada, que convocó a miles de seguidores. El más entusiasmado del reparto siempre fue Hardy, que estaba encantado con la fama repentina. Iba a cuanta proyección o convención lo invitaban.

Cada vez que Fragasso asistía a algún evento, se terminaba peleando, medio en broma medio en serio, con los actores. Es que el director defendía a muerte la película, mientras que los actores se burlaban y se reían de lo mala que era. Fragasso aseguraba que ellos no entendían, no sabían nada de cine. De hecho, se sorprendió al ver que, a pesar de ser una película de terror, la gente se reía en las partes cómicas, pero también en las que no lo son. Igualmente, resaltaba que la película había sido rescatada por el público. Y eso es indiscutible. Ni la industria ni la crítica la valoraron, solo los fanáticos lograron hacerla vivir, y eso tiene que tener algún valor.

Esa valoración existe, aunque sus motivos no sean claros. De tan mala, se volvió buena. La gente no puede creer que algo así sea real, que haya salido a la luz. Porque es una película honesta, comprometida. No está hecha así nomás, ni como parodia ni con ánimo de hacer cine basura. Hay esfuerzo, hay empeño, y hay un resultado desastroso. Fue un fiasco en un principio, pero años después obtuvo su recompensa. Un fracaso exitoso. En una proyección, una persona del público le preguntó a Fragasso por qué la película se llamaba Troll 2, siendo que en ella no aparecen trolls, ni siquiera se los nombra. La respuesta fue: “Vos no entendiste nada”.

RUN: “NO TE NECESITO”

RUN: “NO TE NECESITO”

Run, la nueva película del director Aneesh Chaganty (Searching) ofrece un thriller familiar con una heroína particular: está en silla de ruedas. Entre lo más visto de Netflix en Argentina.

Te Puede interesar…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *