NUEVO ORDEN, LA DISTOPÍA ACTUAL

La nueva película del mexicano Michel Franco, Nuevo Orden, se apoya en la desigualdad y la lucha de clases para dar un resultado impactante.

Bruno Palladino

Escritor en proceso. Pasión por la literatura, cine y series como formas de arte. Intentando alcanzar el verdadero Unagi.

11/03/2021

La desigualdad entre ricos y pobres viene creciendo sin pausa a nivel mundial. La pandemia no ha hecho más que recrudecer este proceso y poner a la vista, aún más, las injusticias en el reparto de la riqueza. Latinoamérica, por su parte, es la región más desigual del mundo. La brecha entre los ingresos más altos y los más bajos es la más grande del planeta. En este contexto se desarrolla Nuevo Orden, la última película del mexicano Michel Franco (Daniel y Ana), ganadora del Gran Premio del Jurado en el último festival de Venecia. Estrenada el año pasado, recién llega a la Argentina de la mano de Amazon Prime.

La acción comienza durante una boda celebrada en una imponente casa de un barrio rico. La feliz pareja está conformada por Marian (Naian González Norvid) y Alan (Darío Yazbek Bernal). Algunos retrasos en los invitados, movimientos extraños en las calles y noticias del exterior dan a entender que la situación de protesta en las calles es intensa. El conflicto se hace tangible cuando un grupo de manifestantes entra por la fuerza a la casa e interrumpe la boda. Daniel (Diego Boneta), el hermano de la novia, intentará hacerse cargo de la situación que irá creciendo en dramatismo hasta consecuencias inimaginables. El foco en esa familia en particular será una representación de lo que sucede a mayor escala en el resto de la ciudad.

NUEVO ORDEN

NUEVO ORDEN

LA IMPLICANCIA POLÍTICA DEL NUEVO ORDEN

El director Michel Franco explota la temática de la desigualdad social, muy marcada en el pueblo mexicano, para mostrar una especie de distopía actual. La guerra civil se desata y no podemos más que horrorizarnos con lo que vemos. El caos y el descontrol van creciendo hasta volverse insoportables, para luego convertirse en una “nueva normalidad” peor que la anterior. Si hay algún tipo de reflexión sobre la realidad que pueda extraerse de Nuevo Orden, es totalmente nihilista. La desesperanza se va apoderando de todo y va ocupando espacios hasta el mismísimo final. Los ricos son mezquinos, los pobres son violentos y el Estado solo empeora las cosas ejerciendo el poder por la fuerza.

La mirada que completa Nuevo Orden es profundamente antipolítica. No hay salida a la vista, no hay posibilidad de reconstrucción del entramado social. Las referencias más que explícitas al terrorismo de Estado de las dictaduras latinoamericanas atacan directo a la memoria colectiva. La amenaza, siempre latente, de que algo así pueda volver a suceder se materializa. La lectura es que todo está podrido, aunque algunas cosas están más podridas que otras. La caracterización de los pobre como salvajes y la criminalización de la protesta social que deriva en el caos parecen desproporcionadas. Sobre todo, si lo comparamos con la mínima crítica al egoísmo de la clase alta, que resulta ser la víctima en todo el asunto.

LA COMPARASIÓN CON PARASITE

Se ha llamado a Nuevo Orden la Parasite mexicana. Aunque se la estaría poniendo a una altura quizás demasiado pretenciosa, es cierto que hay algunos puntos en común. La desigualdad de las clases sociales como temática, la fiesta como escenario del desastre y algún que otro plano estéticamente similar, pero no mucho más. Se puede decir que el tema principal de la película es una similitud, pero también un desencuentro entre ambas. Porque lo que en Parasite es una historia individual, en Nuevo Orden se convierte en una revolución social en la lucha de clases. Lo que le sucede a los personajes principales poco tiene que ver con su deseo o capacidad de acción. Más bien son arrastrados, literalmente, por una situación que se sale de control a nivel colectivo. Mientras que en la película coreana la cosa se va pudriendo por dentro, en la del director mexicano estalla desde afuera.

NUEVO ORDEN

NUEVO ORDEN

En Nuevo Orden todo se desmadra durante un casamiento. La celebración como escenario funciona para resaltar el contraste, un elemento central en la película. De la alegría al terror, de la calma a la desesperación, del amor a la violencia extrema. Estas contraposiciones vienen a subrayar la cuestión principal, que comparte con Parasite: la diferencia de clase. El lujo de los ricos expuesto en sus ropas, muebles, autos, etc. en comparación a la humildad de los pobres. Estéticamente funciona bien, a pesar de que a esta altura las diferencias entre unos y otros ya parecen un poco obvias. El detalle de la pintura verde que utilizan los manifestantes le agrega un toque interesante, sobre todo en el aspecto visual de la paleta de colores, aunque no termina de ser explotado del todo. Los planos largos agregan dramatismo y dan cuenta de una puesta en escena muy bien lograda.

UN PRODUCTO HECHO DE CONTRASTES

Los 88 minutos que dura Nuevo Orden no pueden aburrir a nadie. Montada a la perfección, a la película parece no sobrarle ni faltarle un solo milímetro. Todo tiene un por qué, todo produce un efecto sobre nosotros los espectadores. Partiendo de una premisa atractiva, el drama se va cargando, siempre en ascenso, con un final tan súbito como desesperanzador.

En líneas generales, Nuevo Orden ofrece una historia potente, con muy buen ritmo y carga emotiva, que mantiene al espectador en un shock constante. Se vale de recursos narrativos, dramáticos y cinematográficos muy interesantes, que son propios de un director que sabe lo que quiere contar. Desmenuzando el contenido ideológico, la crítica puede, con razón, acusar a la película de ser algo clasista o reaccionaria. Pero eso no quita que la realización visual tenga la potencia suficiente para dejarnos pasmados con el resultado.

RUN: “NO TE NECESITO”

RUN: “NO TE NECESITO”

Run, la nueva película del director Aneesh Chaganty (Searching) ofrece un thriller familiar con una heroína particular: está en silla de ruedas. Entre lo más visto de Netflix en Argentina.

Te Puede interesar…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *