SAINT MAUD: TERROR ESPIRITUAL

Luego de meses de retraso, se estreno Saint Maud, la opera prima de Rose Glass que mezcla horror, drama y espiritualidad.

Ian Undery

Guionista en formación y recomendador compulsivo. Si no estoy viendo una de tiros seguro estoy llorando con un dramón.

Saint Maud, el debut directorial de Rose Glass, fue una de las primeras víctimas cinematográficas del COVID19. Este híbrido entre drama y horror fue estrenado a finales de 2019 en el festival de Toronto. Su distribución fue adquirida por A24, pero el lanzamiento a gran escala se retraso a causa de la pandemia. Los premios y el boca en boca generaron muchas expectativas durante todo el 2020. Finalmente desde febrero, a más de un año de su premier en festivales, Saint Maud está disponible para todo el público. 

SAINT MAUD

SAINT MAUD Y EL TRAUMA DE LA FE

La película comienza con un diálogo entre Maud (Morfydd Clark) y Dios, ella pregunta por el propósito de su vida, aguarda por ese plan celestial que le dé sentido a su existencia. Maud es una joven enfermera que se convirtió al catolicismo recientemente y consigue trabajo cuidando a Amanda (Johanna Ehle), una bailarina moribunda. La joven se obsesiona con su paciente y entiende que salvar esa alma en pena es su destino en la tierra.

Saint Maud tiene muchísimas ideas desenvolviéndose al mismo tiempo. Por un lado hay una contraposición entre fe y psicosis. Maud es una chica solitaria que busca enterrar el trauma poniendo su vida al servicio de la religión. Su convencimiento llega al extremo de sentir a Dios de forma física en su cuerpo. El problema es que la película no logra sostener bien esa ambigüedad entre creencia y locura. Prácticamente desde el primer plano se nos revela la condición mental de Maud, y eso quita mucho suspenso al estudio de ese personaje.

NEWS OF THE WORLD: MIRANDO AL OESTE

Otro punto interesante es el de la enfermera y su rol en la vida de alguien moribundo. Saint Maud está plagada de simbología religiosa con respecto a esa cuestión, y en la interacción entre Maud y Amanda esta el corazón de la película. Es una lástima que ese ida y vuelta se deje de lado para quedarnos solo con la joven y su descenso (o ascenso) espiritual. Hay una meseta que podría ser más interesante con mayor interacción entre la protagonista y su entorno.

SAINT MAUD

LA INFLUENCIA DEL HORROR CONTEMPORÁNEO

Es imposible ver Saint Maud y no relacionarla a The VVitch (2015), ya que no solo están unidas temáticamente, sino que exploran la espiritualidad y la locura con un tono similar. Podríamos decir que son películas complementarias, diferentes lados de la misma moneda en cuanto al camino que recorren las protagonistas. Hay una escena en particular que es idéntica al momento en que Black Phillip habla con Anya Taylor-Joy al final de The VVitch. Esta comparación resulta poco favorable para Saint Maud: al lado del film de Robert Eggers, el debut de Glass es bastante inferior.

Lo mejor de la película son las secuencias de terror y la transformación de Maud. Los momentos que dan miedo son pocos pero súper efectivos y están filmados con un estilo muy particular. Hay varios planos incómodos, atravesados, que ponen a la protagonista fuera de su eje. La directora fue muy ambiciosa con la propuesta visual y en general le salió muy bien. Luego de una meseta al final del segundo acto, Saint Maud decanta en un cierre bien propio del terror que suele distribuir A24, con todo lo bueno y malo que eso conlleva.

Saint Maud es uno de los raros casos en que una película podría servirse de ser más larga para explorar mejor la relación entre enfermera y paciente. Aun así es un film muy interesante que combina drama, horror y la ansiedad espiritual que genera el trauma. Tiene un ritmo tranquilo, pero al final recompensa la paciencia del público con algunas imágenes muy potentes.

RUN: “NO TE NECESITO”

RUN: “NO TE NECESITO”

Run, la nueva película del director Aneesh Chaganty (Searching) ofrece un thriller familiar con una heroína particular: está en silla de ruedas. Entre lo más visto de Netflix en Argentina.

Te Puede interesar…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *